¿Cómo actúan las personas inteligentes?

211

Estados Unidos.- Científicos han descubierto una constante que se repite en las personas inteligentes, no así en las no tan inteligentes..

Los que alguna vez tildaron a los inteligentes de holgazanes o de pasivos, no se equivocaron. Los que en alguna ocasión se refirieron a ellos como muy, o demasiado, pensantes tampoco… Y es que hay una razón. Existe una conexión entre la variable de la actividad física y el IQ.

Un estudio científico que se llevó a cabo en la Universidad de la Costa del Golfo en Florida, Estados Unidos, reveló la relación que existe entre el coeficiente intelectual y la actividad física. Los resultados son llamativos y fueron publicados  en la revista Journal of Health Psychology.

La actividad física es importante para el funcionamiento de nuestro organismo y contribuye a la mejora de nuestra salud, siempre que no se exija más de lo que se debe.

En este informe se arrojaron resultados que comprometen a las personas más activas desde el punto de vista físico. Así, las personas que portan un coeficiente intelectual alto, son más propensas al aburrimiento. Y a cambio de no realizar actividad física alguna, realizan actividades mentales como el pensamiento y la imaginación.

Este estudio está titulado “The physical sacrifice of thinking: Investigating the relationship between thinking and physical activity in everyday life”, lo que en español sería “El sacrificio físico de pensar: investigando la relación entre el pensar y la actividad física cada día de vida”. Fue publicado a principios de 2015. En este entonces, el equipo de científicos estaba integrado por Todd McElroy, David L Dickinson, Nathan Stroh y Christopher A Dickinson.

Los participantes fueron en total sesenta: treinta individuos de alto coeficiente y otros treinta de bajo coeficiente. El procedimiento de selección inicial se llevó a cabo a través de una encuesta online, utilizando el sistema de software llamado SONA. En aquél entonces, también se les informó a los encuestados la naturaleza y los objetivos del estudio al que se iban a someter.

Los dispositivos de actigrafía estuvieron colocados, en estas personas, durante una semana. De esta forma, se concluyó que los que más actividad física hacen, menos coeficiente intelectual poseen.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *