inflamación intestinal crónica

¿Cómo controlar la inflamación intestinal crónica a través de los alimentos?

426

Padecer de alguna patología a nivel crónico no es nada llevadero, mucho menos si hay que alternar entre tratamientos rigurosos y dietas estrictas. Sin embargo, para quienes sufren de algún tipo de inflamación intestinal crónica es posible balancear los efectos a través de ricas y saludables comidas.

Si bien las personas que tienen una Enfermedad Inflamatoria Intestinal como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa deben adaptar su dieta a la fase de la patología; es también cierto que este proceso no debe ser del todo traumático.

Lo verdaderamente importante para esta clase de pacientes es seguir una dieta mediterránea, rica en probióticos. Esta sirve de gran ayuda para mejorar la diversidad de su microbiota intestinal, y poder mantenerse estables en su enfermedad.

Entre los alimentos ‘protectores’ para quienes tienen inflamación intestinal crónica destacan: alcachofa, achicoria, cebolla, ajo, espárragos, cereales integrales y las semillas.

Con un poco de creatividad y algo de buena disposición, se pueden crear platillos que cumplan con la función de cuidar al intestino.

Así pues, en los casos más leves se aconseja tomar verduras tiernas en forma de purés; o por ejemplo, puntas de espárragos, corazón de alcachofa, remolacha, calabacín y calabaza sin piel.

inflamación intestinal crónica

Vea también: Una nueva dieta te permitiría realizar una colonoscopia sin mucho sacrificio

Medidas adicionales

Además de modificar la dieta para mejorar su contenido en fibra y prebióticos naturales, así como de aumentar la ingesta de alimentos fermentados (probióticos); hay otras recomendaciones generales que suelen funcionar para mantener la inflamación intestinal crónica en una fase controlada.

Primeramente, se debe fraccionar las ingestas al menos en 5 tomas de pequeño volumen. Evitar los alimentos ricos en grasas y las preparaciones culinarias copiosas; así como también los alimentos y especias que irriten la mucosa intestinal.

Del mismo modo, es recomendable realizar un diario dietético; el mismo debiera contener los alimentos que te sientan bien y los que te provocan sintomatología digestiva.

inflamación intestinal crónica

Si no encuentras relación entre un alimento y los síntomas digestivos, no es necesario eliminarlo de la dieta. La tolerancia a los alimentos puede ser distinta según se encuentre o no en “fase de brote”.

Se debe tomar en cuenta que la dieta deber ser individualizada, según la tolerancia de cada paciente. Cuando introduzcas un alimento nuevo hazlo con otros que ya sabes que te sientan bien. De esta forma podrás ir viendo cuáles son los que toleras y cuáles no.

Debes masticar bien, comer con calma y reposar después de las comidas. La dieta debe de ser amplia, equilibrada y muy variada. Cuando te encuentres bien procure no comer aquello que sabes que te sienta mal.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *