jueves, septiembre 16, 2021
InicioDeportes¿Cómo jugará el nuevo River de Gallardo?

¿Cómo jugará el nuevo River de Gallardo?

Una de las grandes incógnitas para este semestre es saber cómo va jugar el nuevo River de Marcelo Gallardo, porque las salidas de Matías Kranevitter y Carlos Sánchez, dos jugadores fundamentales en el motor y en la columna vertebral del equipo, obligan a pensar en nuevos esquemas.

Un primer indicio se pudo ver en el partido de vuelta de la Copa Sudamericana contra Huracán, en donde Gallardo salió al campo de juego con un 3 – 4 – 1 – 2. Un poco arriesgado, y así le fue porque en menos de media hora había recibido 2 goles de contragolpe, porque el hecho de usar una línea de 3 implica un trabajo previo bastante exhaustivo para evitar que el rival no encuentre agujeros en la defensa y tenga el paso libre hacia el arco.

[pullquote]El único entrenador que hasta el momento en River pudo usar una línea de tres en la defensa y le dio buenos resultados fue Ramón Díaz en un partido de verano pero luego abandonó la idea por cuestiones futbolísticas y algunas lesiones.[/pullquote]

Si se piensa en el partido de la final del Mundial de Clubes podemos hablar, dejando de lado que el rival del frente era el Barcelona con Messi en campo de juego cosa que es un poco bastante difícil de obviar, la línea de 4 defensiva es lo más sólido dentro del plantel. Mercado, Maidana, Balanta (se espera que vuelva a su nivel y su último encuentro dejó ilusionado a muchos) y Vangioni, juegan casi de memoria y no son el problema en el armado del equipo sino que la cuestión pasa por la mitad de la cancha hacia adelante. Lugar donde las opciones abundan pero ninguna de ellas termina de convencer y explotar.

La no renovación de contrato de Vangioni hasta el momento nos hace pensar en Leandro Vega y Milton Casco como las alternativas presentes para ocupar el puesto de lateral izquierdo pero en todo caso el técnico no vería con malos ojos la posibilidad de hacer el pedido por un defensor zurdo para tener mayor competitividad y respaldo por el sector.

Encima hay que sumar que se perdió a un 5 y un 8 de jerarquía, cosa que no es bastante difícil de reemplazar y además hay que tener en cuenta que el equipo carece de un buen volante por izquierda.

Hoy en día el medio campo podría contar con un doble 5 pero con ambos jugadores posicionados un poco alejado de su zona habitual. Uno de ellos es Leonardo Ponzio, a esta altura es casi imposible pensarlo como un jugador suplente debido al efecto contagio que genera en sus compañeros y por eso de esos jugadores que nunca te deja mal parado, que podría jugar unos metros adelantados y ser el primero en atacar cuando el rival se asome con balón dominado.

Por el otro lado tenemos a Nicolás Domingo y Joaquín Arzura. El ex Banfield podría posicionarse unos metros más atrás y jugar casi delante de los dos marcadores centrales del equipo, generando una línea de tres y liberando a los laterales del equipo para que puedan adquirir un poco más de peso ofensivo.

Mientras que el ex Tigre puede jugar en la mitad del campo y ser la segunda línea defensiva detrás de Ponzio pero además el propio jugador reconoció que pude jugar desplegado hacia la derecha en una posición de un falso 8.

Una cosa que es fundamental en todo equipo de Gallardo es la posición del enganche, el técnico cree que es un puesto fundamental y es por eso que en la pretemporada trabajará muy de cerca de Leonardo Pisculichi y Gonzalo Martínez para que recuperen su nivel y sean los jugadores desequilibrantes que tanto quiere y necesita. En el caso del Pity Martínez, el mismo jugador reconoció el año pasado que estaba haciendo la cosas mal y que debía cambiar su forma de jugar para poder ser una opción más útil y necesaria dentro del equipo.

Por otro lado se espera que el ex Huracán puede explotar todo su potencial y demostrar la clase de jugador que es. No solo se analiza la posibilidad de que pueda jugar como enganche sino que también puede prosperar la idea de que juegue tirado por la izquierda en una posición de extremo.

La derecha del equipo, en la previa, pareciera ser que el uruguayo Camilo Mayada tiene grandes chances de que poder ganarse un puesto como titular. Condiciones no le faltan, corre, tiene resistencia, siempre lanzado al ataque y sabe entenderse con Gabriel Mercado en las subidas.

La izquierda es una de las grandes dudas del equipo porque desde la partida de Ariel Rojas el entrenador no pudo conseguir que ninguno jugador pueda afianzarse de forma tal que se consagre como titular. La llegada de Nacho Fernández al equipo dejaría bien en claro quién será el volante que ocupe ese lugar y en unos escalones más abajo se encontrarían Nicolás Bertolo (gran apuesta del técnico a recuperar en este año) Tabaré Viudez (demostró un buen nivel cada vez que lo tocó jugar por este sector aunque no seas su posición natural)  y en una opcion casi de último momento podría aparecer Sebastián Driussi. Que jugó en la Copa Libertadores un partido por ese sector y dejó buenas impresiones. 

Por el momento tenemos la especulación de que Marcelo Gallardo podría jugar con una formación que tenga el siguiente dibujo: 4-2-3-1. Un solo punta podría ser la clave del equipo en las situaciones de ocasiones de gol netas. Estamos hablando de Lucas Alario, hoy en día el delantero es la estrella del equipo y es el único que podría decirse que si o si tiene, aparte de la defensa y el arquero, asegurado su presencia dentro del equipo titular.

Sus goles en la Copa Libertadores, el triplete contra Chicago por el torneo local, el gol ante Velez en el día de su regreso de la lesión del hombro y el gol en la Semifinal del Mundial de Clubes, le permiten al jugador tener la espalda necesaria para poder portar la 9 del equipo.

Pero pensar un equipo titular sin la presencia de Rodrigo Mora es algo bastante complicado porque el delantero no suele aparecer en los 90 minutos pero es clave en la presión y cuando las cosas se ven negras, siempre está dispuesto a tomar la lanza y asumir el rol de protagonista.

Sin dudas que la llegada de otro delantero, en caso de que se concrete el traspaso de Nacho Scocco, es algo inminente debido a que el plantel necesita otra referencia más dentro del área. No se puede conformar Gallardo y la dirigencia con la presencia de Alario solamente, es un riesgo que se asumió en la temporada pasada y se pagó muy caro en varios partidos.

Sin embargo, todo se reduce a ideas y posibles que dentro de poco comenzarán a ser desmentidos o confirmados con el pasar de los días a medida que River se vaya entrenando en Punta del Este. Por el momento no hay equipo confirmado para el debut pero se cree y conociendo un poco a Marcelo Gallardo que seguro disponga en el partido de contra Independiente en Mar del Plata un equipo entre algunos titulares y suplentes para ir probando quienes están en condiciones y quienes todavía deben seguir trabajando finamente.

Lo cierto es que del equipo campeón de la Copa Libertadores, varios jugadores no están y otros se encuentran con un pie mas afuera que adentro del club. Un desafío que el técnico deberá afrontar en esta pretemporada. 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments