Cultura

¿Cómo leer a García Márquez?

A 2 años de su muerte, homenajeamos al escritor colombiano con un análisis nostálgico de su obra. Nostálgico porque ya no está entre nosotros, pero con la cierta alegría de reconocer que sus novelas serán eternas.

Gabriel García Márquez (1927-2014) fue un escritor colombiano, considerado uno de los genios de la literatura del Siglo XX. Publicó una extensa cantidad de novelas reconocidas mundialmente junto con selecciones de cuentos y crónicas. Entre sus obras más destacadas se encuentran “Cien años de soledad” (1967), “Amor en tiempos de cólera” (1985), “Crónica de una muerte anunciada” (1981), “El otoño del patriarca” (1975), entre otras. El reconocimiento dentro del círculo de los escritores más dotados lo obtuvo gracias al singular desarrollo en sus escritos del género de realismo mágico. Gracias a ello, en 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura.

Dicho género supone el desarrollo del argumento dentro de un marco realista en el que encajan sucesos del tipo fantástico sin que alteren la verosimilitud y el mundo de lo posible pactados antes de la lectura. Así, por ejemplo, en “Cien años de soledad” al mismo tiempo que García Márquez nos narra las épicas aventuras de la familia Buendía, nos describirá cómo durante dos años no deja de llover diariamente en el pequeño poblado de Macondo. Podríamos pensar que este hecho peculiar está lejos del género fantástico. Al menos no es algo que nos cueste imaginar. Sí es algo que difícilmente encontremos en algún expediente que lo haga ingresar dentro de la categoría de lo posible.

García Márquez debe ser leído desde la ambiciosa visión de un niño, pues este niño ya conoce todos los sucesos del mundo y su comportamiento lógico, pero lejos está de conformarse con esa limitada y rutinaria vida para exagerar, mediante una salvaje imaginación, cada hecho simple del mundo. Sus historias, entonces, se enmarcan dentro del género de realismo mágico. Pero el hecho de que sea mágico no se atribuye a su imposibilidad racional o, mejor aún, a la realización de esos sucesos únicamente mediante un hechizo extraterrenal, sino que remite a la magia pura, a la magia que transmiten sus relatos, la magia capaz de derribar las barreras del mundo gris y lógico, la magia que se anima a pensar un mundo accesible, pero que se permite la interrupción de hechos ilusorios que están lejos de impresionar o de acabar con la rutina de sus personajes.

El caso de “Cien años de soledad” es peculiar. El mundo construido supera incluso los límites de la tapa y la contratapa de la novela. Macondo, pueblo en torno al cual gira el argumento, es mencionado constantemente en sus otros escritos. Macondo encarna un mundo único, inigualable, materializado en un pequeño poblado. Su referencia remite a tradiciones, ideales y formas de vida singulares. Es un mundo tan grande que abarca prácticamente a todas sus novelas de manera tal que contagia sin recaudos la magia antes analizada.

García Márquez también es fotografía. En sus argumentos nos retrata a color los ambientes constantes de sus enunciados. Siempre ligados a la naturaleza, la precariedad, la tradición y la familia. En torno a estos atributos sociales, la crítica cae pesadamente sobre ellos. Desde el elementalismo de la política y la fama injustamente pasajera (“Relato de un náufrago”) hasta el duro pasar de la economía (“El coronel no tiene quien le escriba”), García Márquez les imprime su tajante mirada crítica con una estrecha relación y constante referencia a su Colombia natal.

Leer a García Márquez es trasladarse a un mundo distinto del que los ciudadanos occidentales estamos acostumbrados. Las ambiciones materiales se reducen, las comodidades se esfuman, la rutina nos abandona y el amor nos inunda la carne. Abrigarnos con sus novelas requiere de alejarnos de cualquier visión conservadora en todo tipo de ámbito (incluso de lo real). Si no descreemos de las leyes ni confiamos de manera expectante en la posibilidad de lo imposible, difícilmente podamos recibir el calor que emana de su lectura.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close