¿Cómo saber si vives en un barrio saludable?

115

Según un ensayo publicado de manera reciente por la revista The Lancet, los vecindarios con espacios de ocio ayudan a la realización de actividad física por parte de sus habitantes. De hecho, la investigación indicó que vivir en una de estas comunidades correspondería a efectuar unos 90 minutos de ejercicio cada semana, alrededor de 60 por ciento de los 150 minutos recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo con el portal Comer Mejor, el artículo, denominado The International Physical activity and Environment network Adult Study (IPEN), fue desarrollado en catorce metrópolis del mundo, entre las que se hallan Bogotá (Colombia), Baltimore, Maryland (ambas en Estados Unidos),Wellington (Nueva Zelanda), Gante (Bélgica), Cuernavaca (México) y Hong Kong. Se han tomado como modelo a siete mil adultos con edades entre los dieciocho y los sesenta años.

Las exploraciones, llevadas a cabo por la Universidad de California y la Facultad de Medicina de San Diego (Estados Unidos), indicaron que el diseño de las urbes desempeña un papel significativo en la actividad física de sus pobladores.

Jim Sallis, científico principal de la investigación, explicó que “tener una gama más extensa de entornos, desde los distritos residenciales de Estados Unidos hasta el centro de Hong Kong, dejó ver el papel crítico del diseño de la metrópoli en la actividad física”.

De esta manera, la capacidad de las personas para ser activas estriba elocuentemente del bosquejo de la metrópoli, como disponer de tiendas y comedores cercanos. “La inacción física es una de las primordiales causas de fallecimiento en todo el mundo, debido a que puede incitar enfermedades, accidentes cerebrovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer, obesidad y perturbaciones psicológicas“, explicó Sallis.

Resultado de imagen para ¿Cómo saber si vives en un barrio saludable?

Al mismo tiempo, señaló que “esta investigación es única, debido a la inserción de variables vinculadas y estrechamente enlazadas con la actividad física, como la densidad residencial, la conectividad de la red de avenidas, la cifra de parques cercanos y la cantidad de puntos de acceso al transporte”.

Para saber si se está en un barrio saludable, se pueden valorar los siguientes aspectos:

  • Posee una gran densidad de población.
  • Cuenta con un buen número de parques.
  • Tiene diferentes puntos de acceso al transporte.
  • Buena conectividad entre las avenidas.
  • Hay comedores y tiendas cercanas.