puente simon bolivar

¿Cómo se cruza el Puente Simón Bolívar en la frontera colombo-venezolana? (II)

119

La mayoría de los venezolanos que cruzan la frontera son oriundos de San Cristóbal y San Antonio. Aseguran que lo hacen para abastecerse en los supermercados de La Parada, el corregimiento ubicado justo al pasar el puente, y en Cúcuta.

Hay quienes van cada fin de semana y otros cada 15 días; lo cierto es que caminan por la frontera para comprar desde un pan canilla o un cartón de huevos hasta cajas de refresco, pastaarroz y otros alimentos.

Yo prefiero venir a comprar acá; en San Antonio lo que se consigue está muy caro y aquí hay más variedad”, dijo Eliana Rojas mientras cruzaba a Colombia. Después de pasar hay más de 100 puestos de vendedores ambulantes, entre venezolanos y colombianos. Casas de cambio, restaurantes, puestos de sopas, de llamadas y más de 50 vehículos que trabajan diariamente como taxis, para trasladar a los migrantes o a las casi 40 mil personas que cruzan la zona limítrofe de forma constante, según nos dijo un funcionario de migración que no quiso revelar su nombre.

Lea también ¿Cómo se cruza el Puente Simón Bolívar en la frontera colombo-venezolana?

El trabajo en la frontera

“Bus para Bogotá, Bus Para Medellín, Bus para Ecuador“, con acento venezolano perfectamente identificable se escuchan los gritos de varios muchachos que se dedican a trabajar como “cargadores”.

Estos hombres se encargan de llenar los autobuses que van a distintos departamentos colombianos y otros países suramericanos.

“Tengo tres meses aquí, ha sido muy difícil y hago esto para reunir e irme a Bogotá”, contó un joven venezolano.

Otro de los negocios que abunda en el paso fronterizo, una vez que se cruza a Colombia es el de la venta de cabello, y si se tiene largo, ofrecerán dinero por él.

“Mira pana, vamos a comprarte esos dreadlocks“, le dice un vendedor a un reportero gráfico. “Te doy 400 mil pesos por todo eso, nosotros mismos te lo desenredamos y te lo llevamos a cortar”, insiste pese a la negativa que recibe.

A pesar del clima de tensión entre los dos países por la llegada de la ayuda internacional a Colombia, las personas cuentan que la dinámica comercial no ha cambiado. Por el Puente Internacional Simón Bolívar siguen cruzando miles de venezolanos diariamente para comprar lo que a menos de medio kilómetro no hay o está mucho más caro.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *