Con huelga de hambre solicitaron restitución de derechos civiles a personas LGBTI

141

Bolivia.- Tras un fallo emanado del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), se prohibió el matrimonio y adopción a personas LGBTI, lo que motivo una huelga de hambre.

Las personas LGBTI de Bolivia afectadas por el fallo decidieron iniciar una huelga de hambre como medida de presión para que les restablecieran sus derechos a casarse y adoptar.

Tal parece que la Asamblea Legislativa Plurinacional se comprometió a trabajar en normas enfocadas a la restitución de los derechos que les fueron arrebatados a este grupo.

La huelga de hambre

El fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional hacía referencia a los derechos de las personas que opten por cambiar su identidad de género.

En tal sentido, el fallo implicaba que las personas LGBTI quedaron imposibilitados de contraer matrimonio y adoptar hijos.

Es por eso que la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI) de Bolivia se sometió a una huelga que fue levantada al comienzo de la semana.

La misma fue realizada en la Defensoría de Pueblo, pero fue levantada gracias al compromiso contraído con la Asamblea Legislativa,la cual prevé trabajar en normas que restituyan los derechos civiles afectados por el fallo.

La comunidad LGBTI de Bolivia se mostró satisfecha por los resultados.

Sentencia

La sentencia del TCP declara institucional el parágrafo II del artículo 11 de la norma, que hacía referencia a los derechos de las personas que aspiran hacer cambios importantes.

Mateo Rodrigo, miembro de este colectivo, manifestó que “levantamos la huelga, pero seguiremos presionando al Tribunal Constitucional para que se aclare la enmienda y den una respuesta”.

“No ha sido fácil, ya que llevamos siete días de huelga. Solo queremos que nos respeten, y además somos bolivianos. Aspiramos “medidas legislativas” adecuadas a nuestra realidad“, agregó.

Por su parte, las autoridades sí emitieron un comunicado a través de las cámaras legislativas que asumieron un compromiso para buscar salida a los derechos y libertades de este grupo de personas.

La diputada Sonia Brito (MAS) y la senadora Adriana Salvatierra (MAS) sirvieron de garantía para sellar el compromiso entre ambas partes.

De momento, los diputados y personas LGBTI están comprometidos en buscar unas normas que reparen lo sucedido en Bolivia.