Concluyó operación de rescate en Italia

114

Italia.- Posterior a una intensa semana de procesos excavatorios palmo a palmo con la asistencia de perros y sondas, los servicios de salvamento italianos han dado por finiquitada la búsqueda de desaparecidos entre los escombros del hotel Rigopiano, sepultado por un derrumbe en la provincia de Los Abruzos (centro de Italia) el pasado día miércoles.

En este sentido y según reseña el portal de EFE, los trabajos concluyeron este miércoles cuando se recobraron los dos últimos dos cadáveres. El balance decisivo es de veintinueve personas fallecidas y once salvadas con vida (veintiocho huéspedes y doce empleados). Un dígito mejor de lo que era posible esperar al inicio, pero  igualmente dramático, considerando la cadena de errores y eventos que, según las primeras exploraciones, podrían haber empeorado el accidente.

Por su parte, la Fiscalía de Pescara ha dado inicio a una investigación para conocer los pormenores de la reacción de los servicios de emergencia tras la advertencia del acontecimiento y aclarar si la hostería había sido cimentada en una zona de suelo insegura.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, reconoció este miércoles en el Congreso que hubo retardos en la puesta en marcha de los servicios de emergencia. Sin embargo, ha defendido a su vez el trabajo que habían ejecutado los más de cineto cincuenta hombres y mujeres que se encontraron durante una semana buscando supervivientes bajo la nieve. No obstante, la polémica sucesión de llamadas descubierta ahora pone en entredicho la prontitud de los primeros instantes.

De este modo, el Servicio de Emergencias recogió la primera llamada de prevención a las cinco de la tarde del  pasado día miércoles dieciocho de enero. Era Giampero Parete, el empleado y cocinero que se salvó de milagro del derrumbe, al salir dos minutos antes al estacionamiento a buscar unos fármacos para su esposa y cuya familia se hallaba dentro del establecimiento.

Parete observó como en medio segundo la nieve les sepultaba. Tomó el teléfono y, prácticamente sin tener cobertura, llamó a emergencias. En la grabación, subida a diferentes portales de la web, puede escucharse su voz entrecortada y entristecida pidiendo auxilio. “Ha habido un derrumbe en el hotel Rigopiano… en Farindola”, gritó al teléfono. La operadora telefónica le contestó: “Permanezca en línea, qué le pasó…”, y le dejó durante varios segundos en espera. Luego respondió otra operadora y él gritó con poco éxito. “No queda nada del hotel, ha habido una avalancha, ha caído todo, únicamente nos encontramos dos personas…”. En ese momento el enlace se esfumó y se perdió el contacto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *