domingo, octubre 24, 2021
InicioSocialCondenaron a diez años al torturador de Luciano Arruga

Condenaron a diez años al torturador de Luciano Arruga

Buenos Aires.- En un fallo unánime, el Tribunal Oral Criminal 3 de La Matanza presidido por los jueces Gustavo Omar Navarrine, Diana Nora Volpicina y Liliana Logroño, sentenció a diez años de prisión a Julio Diego Torales (35), acusado de torturar a Luciano Arruga (16) el 22 de septiembre de 2008. Los testimonios de Mónica Alegre, su madre, y de Vanesa Orieta, su hermana, fueron fundamentales para alcanzar tal resolución.

“No tenemos nada que celebrar. No vinimos por un trofeo, vinimos por justicia y la obtuvimos”, declaró Mónica.

En el año 2008, el adolescente fue detenido por agentes de la Policía Bonaerense con el pretexto de averiguación de antecedentes. Dado que, supuestamente, le encontraron un celular, lo llevaron al destacamento de la calle Indart 106, en Lomas del Mirador. Allí permaneció detenido cerca de nueve horas, a pesar de la Resolución 1623/04, que indica que los menores no pueden ser demorados en comisarías.

Lo dejaron ir luego de que su madre trajera la partida de nacimiento. Cuando se lo llevaron, el chico señaló a Torales como el agente que lo golpeó sistemáticamente mientras otros dos lo sostenían.

Le contó a su hermana que lo habían humillado de múltiples maneras: lo obligaron a comer un sándwich escupido y amenazaron con llevarlo a la comisaría octava, donde lo violarían. Por esto, el ex policía estaba acusado de torturas que, tal como lo indica el artículo 144 del Código Penal, comprenden tanto el martirio físico como el psicológico.

Luciano murió cuatro meses después de ser detenido y torturado. El 31 de enero de 2009 salió de su casa y, se cree, fue detenido en ese trayecto. A la madrugada, fue atropellado en la autopista General Paz. Una ambulancia lo trasladó al Hospital Santojanni, donde falleció al día siguiente. Luego de la autopsia, y al no tener documentos, fue enterrado sin nombre.

Durante años, la familia lo buscó incansablemente y el caso cobró una relevancia sin precedentes. Su cuerpo se encontró el 17 de octubre de 2014, cinco años y ocho meses más tarde. Fue rescatado del anonimato NN por cruzar las mismas huellas digitales que le habían tomado en la comisaría donde lo torturaron.

Por la causa, los abogados de la familia del joven habían pedido 16 años de prisión y la inhabilitación para Torales; el fiscal José Luis Longobardi, por su parte, reclamó 10 años; la defensa, por el contrario, pidió la absolución. Mientras tanto, no fueron identificados los dos agentes restantes que participaron en las agresiones.

Finalmente, la decisión unánime del Tribunal pudo ser festejada tanto dentro como fuera del recinto. En la calle se habían concentrado militantes y organizaciones de derechos humanos para acompañar la causa y exigir justicia. Algunos de los presentes fueron el titular de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza (APDH), Pablo Pimentel; los diputados del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) Cristian Castillo y Néstor Pitrola; y la concejala de Libres del Sur, Sandra Oviedo.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments