Conoce más acerca de las casas Kiss House

221

Esta iniciativa se trata de un concepto similar al de otras  “mini casas”, aunque en esta ocasión no tiene nada de “mini”, dado que pueden tener hasta cuatro dormitorios.

Lo peculiar de este proyecto es que se construye con materiales que cumplen ciertos estándares de reducción de la demanda energética, y que al contrario que la edificación tradicional con cimiento o ladrillo, su tiempo de construcción es bastante menor.

La idea fundamental de tener una casa de fácil construcción y que sea beneficioso de algún modo a nivel energético es bastante seductora, tanto para nuestra imaginación como para los arquitectos e ingenieros detrás de productos como los hogares prefabricados. Y eso justamente son las Kiss House, unas casas prefabricadas que permiten cierto ahorro energético y pueden montarse en cuatro días.

El material principal de su construcción es la madera laminada o CLT, un elemento de elección que también vimos no hace mucho en las cúpulas modulares Smartdome. La idea de hecho recuerda un poco a aquel concepto, dado que se basa en la elección de materiales para el ahorro energético, aunque en este caso no se busca economizar tanto en el coste como veremos y hay opciones para todos los gustos (incluso para el ladrillo).

Según dio a conocer Mike Jacob, especialista en el estándar Passivhaus (basado en el aprovechamiento de la energía solar y reducción del consumo energético por aislamiento y otros aspectos) y miembro del equipo de Kiss House, las edificaciones cumplen con dicha certificación al tener un alto nivel de aislamiento, aprovechar la energía solar y tener circulación de aire.

Con respecto a la descripción, las casas pueden tener de dos (Kiss 2.1) a cuatro habitaciones (Kiss 4.1), yendo desde los 80 metros cuadrados hasta los 140. En los diseños que proponen las ventanas son cristales que van del suelo al techo, y para el exterior puede escogerse entre cuatro opciones distintas de revestimiento: madera (de cedro, de lárice, de castaño entre otras), metal (zinc, cobre o acero inoxidable), enlucido clásico o ladrillo.

Un agregado en cuanto a su estructura es que debido a la misma las reformas son algo más sencillas que en el caso de las edificaciones tradicionales, y si en un momento dado cambian las necesidades se pueden reconfigurar (por ejemplo, añadir más habitaciones).