Conozca lo que hizo este árbitro de rugby

219

Reino Unido.- El primer árbitro de rugby que diera a conocer su homosexualidad a nivel mundial, Nigel Owens, confesó que además de tener pensamientos suicidas, llegó a solicitar la castración química por no aceptar su homosexualidad.

En una entrevista ofrecida en el Reino Unido, el que fuera el primer árbitro de la liga de rugby británica que saliera del armario, Nigel Owens, de 45 años de edad y natural de Llanlli, en Gales, confiesa haber padecido bulimia y pensamientos suicidas porque no aceptaba su homosexualidad, llegando a pedir a su médico que le hicieran la castración química. «Arbitrar esa Copa del Mundo entre Australia y Nueva Zelanda delante de 85 mil personas y un millón de personas viéndolo por televisión, escudriñando cada mínima decisión que haces bajo una enorme presión, no fue nada comparado con el reto de aceptar quien era», declaraba Owens a la periodista Kirsty Young.

Owens, ha resultado uno de los tres árbitros profesionales de rugby de Gales que se convierte en el primero abiertamente homosexual en oficiar partidos al más alto nivel cuando sale del armario en 2007, tras un largo periplo no exento de tormento y sufrimiento psicológico, tal y como revela en la entrevista, llegando a admitir que «habría hecho cualquier cosa para ser ‘normal’ a los ojos de la gente». Owens habla de su turbulenta juventud, época en la que, tras sufrir de bulimia, se convierte en adicto a los esteroides cuando comienza a acudir al gimnasio.

Solamente a la edad de 34 años, le dijo a su madre que es gay, explicando que su padre encuentra su confesión «difícil al principio», aunque finalmente «mi amor por él y su amor por mí no han cambiado ni un poco».

De igual forma, confesó el haber recibido un gran apoyo de la Unión de Rugby de Gales. «A menos que estés contento con quien eres, no puedes sobresalir y ser el mejor en lo que sea que estés haciendo. No puedes disfrutar de la vida si no estás feliz contigo mismo». El mismo año que sale del armario, Owens es nombrado «Personalidad Deportiva Gay del Año» por la organización benéfica Stonewall, nombrándole en 2015 «Personalidad Deportiva Gay de la Década». Ser considerado como uno de los mejores árbitros de rugby a nivel mundial no evita que sea víctima de la homofobia en momentos puntuales.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *