Contaminación ataca monumentos

monte emei segundo enfoque 1024x576 - Contaminación ataca monumentos

Contaminación ataca monumentos

Algunos contaminantes del aire emitidos por las actividades industriales y por el sector del transporte, junto con los parámetros climáticos, son de gran importancia para el deterioro de muchos materiales utilizados en los monumentos culturales.

Los costos para poder paliar el deterioro por contaminación y eliminar la suciedad son enormes y el daño a los objetivos de la cultura pone seriamente en peligro el patrimonio cultural mundial. Todo esto son algunos de los ejemplos de figuras históricas que se hallan en serio riesgo por causa de la polución.

site 0252 0008 750 0 20151104113424 - Contaminación ataca monumentos

En el caso del Monte Emei, uno de las “Cuatro Montes Budistas Sagrados de China” es la sede principal del budismo chino y se eleva por encima de escarpadas gargantas en la provincia china de Sichuan. Es la casa del primer templo budista del país, construido en el siglo I y contiene numerosos otros templos, monasterios y santuarios religiosos, incluyendo el Buda Gigante de Leshan del siglo VIII.

Por otro lado la Acrópolis de Atenas, que se encuentra ubicada sobre una roca plana que se eleva 150 metros sobre la ciudad de Atenas (capital de Grecia), sus tres hectáreas de monumentos pertenecientes al período clásico incluyen el Partenón, los Propileos (entradas monumentales) y el Erecteón, así como la pared ciclópea que ayudó a defender la Acrópolis de numerosas invasiones.

El Taj Majal por su parte ubicado en Agra, el Taj Majal es un enorme mausoleo construido entre 1631 y 1648 en estilo mogol, combinando elementos arquitectónicos turcos, indios, persas e islámicos. Razonada como una de las obras maestras del arte islámico en la India, fue construida por Shah Jahan para su esposa Mumtaz Mahal y ambos están enterrados en ella.

Se encuentra el caso de las Grutas de Longmen, posiblemente el sitio escultórico más famoso del país y está ubicado en la provincia de Henan, entre dos acantilados opuestos sobre el río Yi; la mayor parte de la obra es de naturaleza budista y data de las últimas dinastías Wei y Tang.

Todo este proceso se ha visto acelerado por el aumento de los sedimentos salinos resultantes de la lluvia ácida, un problema importante en gran parte de China. Los almacenes que contienen sal también se han acumulado en los nichos puesto que la lluvia ácida penetra en la roca y se filtra a través de las fisuras en la roca, dañando rápida y severamente muchas esculturas y pinturas.

 

Yasmary Troconis

Yasmary Troconis

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email