Contaminación en China empeoró durante la primera mitad del 2017

99

China-. Los niveles de contaminación en las ciudades chinas empeoraron en la primera mitad del 2017 con respecto al mismo periodo de 2016, debido principalmente a la grave presencia de esmog en los meses de enero y febrero, de acuerdo con datos del Ministerio de Protección Ambiental de China, publicados este jueves. 

Como media, un 25,9% de los días en los primeros seis meses del año no tuvieron una buena calidad de aire en las 338 principales ciudades de la nación, 2,6 puntos porcentuales más que en en el mismo periodo de 2016.

Las frías temperaturas en enero y febrero, que dispararon el empleo de carbón para calefacción, fueron según el portavoz ministerial, Liu Youbin, la razón principal de ese aumento, que no pudo paliarse con la mejora de la calidad de aire entre abril y junio, cuando incrementaron las inspecciones contra empresas contaminantes.

En Pekin, una de las capitales más contaminadas del mundo, sólo un 55,3% de los días de la primera mitad del año tuvieron calidad de aire “buena”, en comparación con el 61,1% del primer semestre del pasado año.

En mayo, China relevó al hasta entonces ministro de Protección Ambiental, Chen Jining (ahora alcalde de Pekín), y lo sustituyó por Li Ganjie.

Un estudio elaborado por expertos chinos, de Estados Unidos y de Francia, publicado el miércoles en la revista “Ascience Advances”, apuntó que el gigante asiático requiere una década para que sus niveles de contaminación se rebajen hasta ser los de hace 40 años, cuando inició el despegue económico del país.

[pullquote]Las frías temperaturas en enero y febrero, que dispararon el empleo de carbón para calefacción, fueron según el portavoz ministerial, Liu Youbin, la razón principal de ese aumento[/pullquote]

Ello se deberá, indica la investigación, al progresivo éxodo de población a las ciudades, donde el uso de energías más eficientes como el gas natural o la electricidad es preferido frente al carbón, una de las principales fuentes de polución en el Estado.

De continuar la tendencia, calculan los científicos, esta podría llevar a un reducción del 88,3% en la concentración de partículas contaminantes en el aire, suficientes para estar en los niveles de calidad de aire que en las ciudades chinas no se disfrutan desde los años 70.