Continúa la novela por Gustavo Gómez

72

Buenos Aires.- El central paraguayo es el nombre que busca Boca para reforzar la zaga central. El Xeneize no se rinde en la lucha por el jugador.

Cuando comenzó el receso invernal, de cara a las semifinales de la Copa Libertadores, la obsesión de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto tenía nombre, apellido y nacionalidad paraguaya: Gustavo Gómez. El central de 23 años de Lanús, que se encontraba jugando la Copa América Centenario, era la debilidad de la dupla técnica bostera. En la lista de los refuerzos se encontraba en el primer lugar. Era el jugador por el cual se iba a invertir la “plata fuerte”. Dos meses después y con Boca ya eliminado de la Copa, la historia sigue y no se vislumbra un final cercano.

Ver también: Boca insiste por Marchesín y Centurión

“Tenemos llamados de equipos de Europa y todo jugador pretende jugar allí. Pero en el momento en que se dice la palabra ‘Boca’ cambia todo, éstas fueron las palabras del representante del zaguero central en el mes de mayo. Dos meses pasaron y todavía el futuro del jugador es incierto. ¿Qué sucedió?.

Según Nicolás Russo, el presidente de Lanús, con Boca estaba todo arreglado. “Boca lo podía haber comprado al jugador, estaba todo arreglado, venía Meli y un dinero y después se tiraron para atrás”. ¿El motivo? No se sabe. El único hecho concreto es que el volante Marcelo Meli partió rumbo a Portugal para jugar en el Sporting Lisboa, a préstamo por un año.

Por su parte, el defensor insiste para que la transferencia se concrete: “Cuando volví de la Copa América, el presidente me dijo que iba a tratar de cerrar una venta mía antes del 31 de agosto. Yo quería salir campeón con Lanús, se dio y ahora estoy esperando a ver qué pasa”.

La situación no es para nada sencilla. Lanús tasó el 50% del defensor, del cual es dueño, en 4 millones de dólares. Asimismo, el miércoles 3 de agosto el presidente granate viajará a Paraguay para comprar el otro 50% a Libertad en 2,5 millones de dólares. Lanús, siendo el dueño del 100% de la ficha, pediría la suma de 8 millones de dólares por el jugador. Sin lugar a dudas, una cifra imposible para el fútbol argentino. La novela continúa. Guillermo espera ansioso por su deseo.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *