protestas en Haití

Continúan las protestas en Haití a pesar de revertir el aumento de la gasolina

86

Desde el viernes 6 de julio, cientos de personas mantienen una serie de protestas en Haití, ante el aumento del precio de los combustibles. Desde el Gobierno anunciaron el incremento y detallaron que la decisión hacía parte del paquete de medidas neoliberales que firmó Puerto Príncipe con el Fondo Monetario Internacional.

No obstante, frente a la reacción inesperada de la población, el sábado por la noche Jovenel Moise, presidente del país, informó que el incremento no se llevaría a cabo. A pesar de ese anuncio, las protestas en Haití continuaron este lunes al tiempo que los sindicatos de transportistas convocaron a una huelga general.

“Ustedes me enviaron el mensaje y yo lo recibí. Corregí aquello que debía ser corregido”, dijo el mandatario. Instó a la población a “permanecer en calma y regresar a sus casas”. Sin embargo, miles de haitianos permanecieron en las calles de las principales ciudades del país, manifestando su desacuerdo con la situación nacional. 

La ira de los haitianos se desató al conocer que subirían en un 49% el precio de la gasolina; un 40% el gasóleo y más de 50% el querosén. Este último es utilizado por la mayoría de los haitianos para alumbrar sus casas, ya que no cuentan con electricidad.

El desmesurado aumento forma parte de un acuerdo con el FMI. Estas acciones exigían a la empobrecida nación llevar adelante medidas de austeridad, con el fin de incrementar la recaudación del Gobierno.

protestas en Haití

Vea también: A partir de hoy los cigarrillos argentinos tienen nuevo precio

Ira desmedida durante las protestas en Haití

Las protestas en Haití no se hicieron esperar, cerraron avenidas con neumáticos incendiados, piedras y basura.

Por su parte, la policía trataba de impedir este lunes que saquearan lo poco que quedaba en los comercios destruidos e incendiados. Las violentas protestas registradas el fin de semana en Puerto Príncipe, dejaron un saldo de cuatro muertos.

Hombres y mujeres ingresaban a los locales calcinados de la capital, en busca de mercancías que hubiesen quedado sin daños. Mientras tanto, varias calles continuaban bloqueadas con barricadas incendiadas y la policía intentaba que retornara la seguridad.

Desde el gobierno justificaron la decisión inicial alegando que el combustible y la electricidad son una carga para el Estado. Detallaron que destinan anualmente unos 210 millones de dólares, para sufragar la energía.

Mientras que invierten otros 255 millones de dólares para los productos derivados del petróleo. Sin embargo, al percatarse del estallido social que generó la medida y que desencadenó múltiples protestas en Haití, decidieron revertirla. Mas sin embargo, no lograron calmar los ánimos de los hastiados y enardecidos pobladores.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *