Cortes eléctricos disminuyeron ventas en los centros comerciales venezolanos

Cortes eléctricos disminuyeron ventas en los centros comerciales venezolanos

El colapso en el sistema eléctrico nacional ha forzado a los centros comerciales del país a reducir sus horarios de trabajo por las bajas ventas que tienen.

María Carolina Uzcátegui, presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), alertó que se han recibido reportes de parte de centros comerciales sobre una drástica reducción en sus índices de ventas.

Asimismo, la inseguridad y los altos precios han generado una caída en las visitas de los venezolanos a esos sitios.

Por su parte, Claudia Itriago, presidenta de la Cámara Venezolana de Centros Comerciales (Cavececo), informó que en 2017 se registró poco más de 1 millón 800 mil visitas diarias. Se prevé que al cierre de este año esa cifra sea mucho más baja.

A esto se suma el factor de que en la mayoría de los productos, como ropa, calzado, alimentos y perfumería, los precios se encuentran indexados a la tasa de cambio del dólar no oficial. Esto genera precios promedios de 50 millones de bolívares, en equivalencia con el llamado dólar paralelo.

La cifra es alarmante. En lo que va de 2018, las ventas han caído entre un 40% y 50%.
Los cortes eléctricos dejan a numerosos centros comerciales sin sistema de refrigeración, lo que aleja las visitas de los usuarios a esos lugares por tratarse de un país con un clima tropical y altamente caluroso.

Lea también: Uso de los estacionamientos en Venezuela disminuyó un 50% por los altos precios

La crisis en los centros comerciales del país

El rubro en el que menos se han visto afectadas las ventas es el de la comida rápida. Las llamadas ferias de comida de los centros comerciales venezolanos aún cuentan con un alto número de ventas y consumidores.

En el resto de los rubros, como ropa y calzado, los precios son prácticamente inaccesibles para el 75% de la población.

La que anteriormente era una industria con los índices de ganancias más altos de la economía venezolana, como lo son los conglomerados de centros comerciales, hoy sufren los impactos de una hiperinflación avasalladora que ha destruido totalmente el sistema de precios del país.

Aùn así, esos recintos mantienen sus puertas abiertas con el objetivo de captar la mayor cantidad de capitales que puedan, pero ahora en dólares, debido a la devaluación absoluta de la moneda nacional, el bolívar.

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email