labores

Crearon rutas con azúcar y cáscaras de arroz en Uruguay

46

Uruguay.- Caminos y rutas agrarias hechas de cáscara de arroz y de caña de azúcar y un dispositivo en competencia para alertar a un obrero que se coloque un casco de seguridad son algunos de los progresos charrúas que, desde ayer y hasta mañana, se muestran en la Facultad de Ingeniería.

Según reseñó el portal de El País, esta actividad, expuesta como de interés nacional por Presidencia, resulta una “cita con el futuro“, señalaron los organizadores.

En la edificación polifuncional José Luis Massera, perteneciente a la Facultad de Ingeniería, los visitantes conseguirán observar más de cien proyectos en relación el cuidado del ambiente, la robótica, rutas agrarias, la formación, la energía, la salud y el agro en mil quinientos metros cuadrados de feria.

Resultado de imagen para Crearon rutas con azúcar y cáscaras de arroz en Uruguay

Caminos rurales

Hace cerca de una década, el Instituto de Estructuras y Transporte labora y adelanta investigaciones que buscan optimizar la caminería rural del Uruguay con mediaciones financieras y sustentables.

“Son soluciones tradicionales en el mundo que no han tenido gran progreso en Uruguay”, manifestó  a El País Leonardo Bekhan, uno de los miembros de este emprendimiento.

Hasta el momento, esta iniciativa llevó a cabo dos proyectos. En uno de ellos se instaló el revestimiento de superficie y cal en la zona de Cebollatí, localidad de Rocha. Según Behak, descubrieron que esa franja era propicia debido al acrecentamiento de la cantidad de camiones con carga que transitan por esa zona. Allí crearon dos tramos de cien metros: uno en el año 2008 y otro en el 2011.

El otro proyecto que se promovió fue en el norte de la nación. Se aplicó revestimiento de residuo de cáscara de arroz, un producto natural que resguarda a ese alimento. Al instante de producirlo, ese subproducto se descarta. Un método similar concibieron con la piel de la caña de azúcar, que fue combinada con cal para edificar dos tramos en Artigas y la plaza de Bella Unión.

Según señaló Bekhar, con esta intervención se previene un “inconveniente ambiental“. “Empleamos un residuo que, de no utilizarlo para este propósito, tiene que ser tirado en algún relleno sanitario con el impacto ambiental que eso representa“, expuso.