Crisis económica genera deserción escolar de nativos en Venezuela

186

Venezuela.- Desde el inicio del presente año escolar (2016/2017), diferentes ONG’s y asociaciones de padres han denunciado el preocupante aumento de la deserción escolar como consecuencia de la crisis económica que vive el país.

El 18 de marzo está marcado en el calendario venezolano como el día para darle reconocimiento e inclusión a los niños de los pueblos originarios, con la conmemoración del Día Nacional del Niño Indígena.

El Observatorio de Derechos Humanos de Kapé Kapé considera propicia la fecha para demandar medidas especiales para que los niños de las comunidades originarias ejerzan su derecho a la educación en las mismas condiciones que el resto de la población infantil.

Por lo que instaron a los organismos del Estado a implementar servicios de educación que en primer lugar consideren y respeten las características culturales de esta población, en segunda instancia promuevan la valoración cultural originaria y finalmente garanticen la construcción y funcionamiento de instalaciones escolares incluso en las comunidades de difícil acceso.

La Red de Padres y Representantes advirtieron que el aumento de la cantidad de niños que no van a clase por no tener nada que comer en casa es una de las razones. Otros aspectos reseñados por la organización fue que muchos niños también dejan de ir a clases para acompañar a sus padres a hacer colas en los supermercados y abastos o incluso trabajando para ayudar en el hogar.

Niños originarios no cuentan con ropa y zapatos para asistir a la escuela según denunció la ONG Kapé Kapé.

En el contexto socio económico actual, es necesario que el Estado garantice la alimentación a todos los niños de los centros educativos públicos, tal y como ha sido su bandera en los últimos años en los que este beneficio se venía prestando de manera casi regular.

Según las estadísticas de organizaciones internacionales como Unicef y la Cepal, en los niños originarios el patrón de desigualdad es tres veces mayor que en los niños criollos, por lo que resulta urgente la generación de medidas tendientes a garantizar sus derechos.

No obstante, a finales del 2016 Kapé Kapé advirtió sobre los resultados de un estudio generado  por el Centro Gumilla, donde indicaron que el 80% de los niños originarios en edad escolar está fuera del sistema educativo, debido a que carecen de algún implemento de vestir como calzados, pantalón o camisas para asistir a las clases.

Asimismo, detectaron que el sistema educativo originario en Delta Amacuro (este de Venezuela) no cuenta con la plantilla completa de docentes, sumado al deterioro de varias escuelas en el municipio Antonio Díaz. De igual manera, reiteraron que la población estudiantil creció pero la oferta de cupos se mantuvo igual.

Actualmente, más de 5000 estudiantes ven clases en situación de hacinamiento en salones sin techo o sin paredes, baños que se encuentran fuera de servicio y hasta salones compartidos en el mismo turno, como el caso de las escuelas Manacas, Río Ventuari, Menca de Leoni, Puerto Ayacucho y Simón Bolívar en el estado Amazonas (Sur).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *