Cristina Fernández de Kirchner se ve acorralada por la justicia argentina

Argentina.- Cristina Fernández de Kirchner no tiene respiro con la justicia. Un día después de habérsele procesado como la presunta jefa de una asociación ilícita destinada al cobro de sobornos, la expresidenta argentina volvió a los tribunales.

La causa conocida como la ruta del dinero K investiga una red de lavado de dinero, presuntamente liderada por el empresario Lázaro Báez, acusado de enriquecerse con la concesión de obras públicas durante el kirchnerismo

El juez Sebastián Casanello citó a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner a comparecer por orden de la Cámara Federal, que vio indicios de posibles vínculos con el dinero de Báez.

“No solo desconozco por completo esta supuesta maniobra, sino que no existe ningún elemento de prueba que me vincule a la misma”, dijo la exmandataria en su escrito, difundido a través de sus redes sociales.

Al igual que en instancias anteriores, la exmandataria se negó a responder preguntas y se declaró una perseguida política.

“Podrán seguir vigilando mis movimientos y los de mi familia, escuchar de manera clandestina mis conversaciones telefónicas o excavar toda la Patagonia argentina o donde mejor se les ocurra, que nunca van a encontrar nada con lo que involucrarme, porque jamás me apoderé de dinero ilícito alguno”, señaló Cristina Fernández de Kirchner.

Lea también Oposición argentina pidió debatir presupuesto presentado por el ministro Dujovne

La acusación Báez-Kirchner

Báez está acusado de amasar una gran fortuna a la sombra del expresidente Néstor Kirchner (2003-2007). Para ese entonces, el hoy empresario era un humilde cajero de banco, que pronto se hizo multimillonario como constructor.

Según una estimación preliminar del Tribunal Nacional de Tasación, el empresario acumuló bienes por al menos 745 millones de pesos (18 millones de dólares).

Por otro lado, con la citación de este martes, Cristina Fernández ha comparecido, hasta ahora, en ocho ocasiones ante los tribunales de Comodoro Py para responder por las causas abiertas en su contra.

La actual senadora se ha comparado con Lula da Silva, preso desde abril en Brasil a meses de una elección presidencial en la que fue inhabilitado como candidato. Y aunque aún no ha hecho pública su decisión de postular de nuevo a la presidencia en 2019, muchos dan por descontada su candidatura debido a las causas judiciales que la acorralan.

Michelle Rodríguez

Michelle Rodríguez

Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email