¿Cuál es el gran problema de Trump?

Washington.- Luego del triunfo de Trump, la pregunta que todos se hacen es: ¿Cumplirá las promesas que hizo en la campaña? Al parecer, podría ser una tarea titánica.

Durante la campaña del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump muchos le advirtieron que dirigir una nación no es fácil. Entre ellos, el actual mandatario Barack Obama, pero el magnate republicano hizo caso omiso a estos comentarios alegando que cualquiera podría estar al frente de la Casa Blanca, y a escasos 14 días de haber ganado las elecciones podría estar descubrir lo difícil que puede llegar a ser.

Expertos aseguraron que uno de los mayores problemas que tiene Trump es, paradójicamente lo que lo llevó a la victoria: ser el outsider de la política, que prometió “drenar el pantano” de Washington para darle fin a la corrupción en la capital.

Sin embargo, el presidente electo debe asumir su falta de experiencia en la política y apelar a los políticos profesionales, algunos con historial polémico, y asegurarse de que el Congreso ubicado en medio del “pantano” le dé su apoyo absoluto.

Donald Trump durante su campaña

Por otro lado, para el magnate republicano a partir del 20 de enero, fecha en la que recibirá las llaves de la Casa Blanca, deberá hacer un balance entre las propuestas de su campaña con la realidad, ya que, en algunos casos como en materia económica, comercial o de política exterior sus dichos son incompatibles hasta con ideas que el mismo lanzó.

“Todo candidato en la campaña hace muchas promesas, pero es un asunto diferente cumplirlas”, señaló Max Stier, presidente y jefe ejecutivo del Centro para la Transición Presidencial, una organización no partidaria con sede en Washington D.C.

“Para Trump sería listo enfocarse en tener una agenda de gestión junto con la agenda política, porque sin gestión esas promesas de políticas no van a cumplirse”, explicó Stier.

¿”Las mentes más grandes”?

“Yo usaría las mentes más grandes. Conozco a los mejores negociadores”, manifestó Trump en agosto sobre las personas que pensaba nombrar en su gabinete.

Pero los primeros nombramientos dirigidos a los altos cargos de su gabinete fueron para veteranos conservadores y halcones, quienes lo apoyaron durante su campaña cuando ni el Partido Republicano lo hizo.

Como Fiscal General, Trump eligió a Jeff Sessions, senador de 69 años conocido por sus posturas antiinmigrantes. Como consejero de Seguridad Nacional nombró a Michael Flynn, teniente retirado de 57 años, quien ha calificado la fe musulmana como una ideología política y un “cáncer”.

Y para dirigir la CIA, Trump eligió a Mike Pompeo, republicano de 52 años que criticó al presidente Barack Obama por eliminar las técnicas de interrogatorio de la agencia de inteligencia por ser consideradas tortura.

Paola Ñañez

Paola Ñañez

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email