¿Cuáles son las consecuencias de la contaminación del agua?

727

Se considera que un agua contaminada supone serios problemas a nivel ambiental y con respecto a la salubridad, derivando en problemas de salud pública y/o en daños de los ecosistemas.

Los diversos ambientes suelen ser de muy diversas formas y de sus características y aspectos más o menos valiosos dependerán también sus consecuencias. No solo desde la óptica de biología, entre otras cuestiones en cuanto a su importancia como enclaves de especial riqueza por su biodiversidad única, sino también en lo que respecta a su utilidad en relación a actividades humanas que pueden ser de recreo o para su explotación.

Del mismo modo, la degradación del agua tiene consecuencias de distinta gravedad económica, que pueden afectar a comunidades locales, mermando o incluso acabando con fuentes de recursos esenciales para economías de supervivencia o de cualquier otro tipo.

Las diferentes fuentes contaminantes que afectan a la calidad del agua, en efecto, pueden provenir de la misma naturaleza. En ocasiones, de manera sincera como ocurre con la presencia de mercurio en los peces, aunque no siempre.

Tal es así, que también puede llegar a través de la contaminación industrial atmosférica, acumulándose en ríos y océanos. Al tratarse de un metal pesado que entra en cadena trófica, el mercurio metílico puede ser dañino para las personas,  puesto que los peces los absorben al alimentarse en dichas aguas.

De igual forma en la que va acumulándose en sus cuerpos, ocurre lo propio con los nuestros. El cuerpo humano suma microscópicas cantidades de mercurio mediante  un proceso bioacumulativo que también se ocurre por el consumo de microplástico a través de la misma vía.

Básicamente, las diversas fuentes de la contaminación principales proceden de las mismas aguas residuales domésticas o industriales, incluyendo los vertidos del sector agrícola. Actualmente, la gestión de las aguas residuales representa la mayor fuente mundial de polución del líquido elemento.

Todos los desechos domésticos e industriales llegan a ríos y mares de forma directa o después de filtrarse, en cuyo caso muchos son retenidos. En este punto debemos retener la idea de que los residuos en numerosas ocasiones son liberados directamente sobre los entornos acuáticos.

En conclusión, el ingerir un agua contaminada puede suponer un problema para la salud. No solo de forma ocasional sino habitualmente. El efecto bioacumulativo antes mencionado también se produce por la ingesta de agua no potable.