¿Cuáles son los beneficios de los árboles urbanos?

126

Todos los árboles urbanos pueden ayudar a mitigar algunos de los impactos negativos y las consecuencias sociales de las urbanizaciones, y así hacer que las ciudades sean más resistentes a estos cambios. 

Los arbustos pueden auxiliar al aumento de la seguridad alimentaria y nutricional local, proporcionando alimentos como frutas, frutos secos y hojas tanto para el consumo humano como para el forraje.

Todos los árboles juegan un papel importante en el aumento de la biodiversidad urbana, proporcionando a las plantas y animales un hábitat, alimento y protección.

Por otro lado, un árbol maduro puede absorber hasta cierta cantidad de CO2 al año. Como consecuencia, los árboles juegan un papel esencial en la remisión del cambio climático. Principalmente en ciudades con altos niveles de contaminación, los árboles pueden mejorar la calidad del aire, haciendo de las ciudades lugares más saludables para vivir.

La principal ubicación estratégica de los árboles en las ciudades puede ayudar a enfriar el aire entre 2 y 8 grados Celsius, reduciendo así el efecto de “isla de calor” urbano y ayudando a las comunidades urbanas a adaptarse a los efectos del cambio climático.

Gran cantidad de árboles grandes son excelentes filtros para contaminantes urbanos y partículas finas. Impregnan gases contaminantes (tales como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono y óxidos de sulfuro) y filtran partículas finas como polvo, suciedad o humo del aire atrapándolos sobre las hojas y la corteza.

Del mismo modo, los árboles también ayudan a reducir las emisiones de carbono ayudando a conservar la energía. Entre tanto, la colocación correcta de los árboles alrededor de los edificios puede reducir la necesidad de aire acondicionado en un 30 por ciento y reducir las facturas de calefacción en invierno entre un 20 y 50 por ciento.

Una ciudad con una construcción verde bien proyectada y bien manejada se vuelve más resistente, sostenible y equitativa en términos de nutrición y seguridad alimentaria, mitigación de la pobreza, mejora de los medios de subsistencia, mitigación y adaptación al cambio climático, reducción del riesgo de desastres y conservación de ecosistemas.

A lo largo de toda su vida, los árboles pueden proporcionar un paquete de beneficios que vale dos o tres veces más que la inversión en plantación y cuidado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *