Daddy Yankee: “Busquen educadores en la escuela y en la universidad, no en la música”

120

Daddy Yankee, el rey del reguetón, se encuentra en un gran momento por el éxito mundial de “Despacito”, del que es coautor, aunque todavía hoy le recriminan éxitos previos como “Gasolina”, que han quedado como ejemplo de una imagen vulgar de la mujer, pero él asegura que “no soy nada machista”. 

“Al contrario, tengo un matrimonio sumamente saludable y, si lo fuera, no hubiese durado más de un año; la mujer y el hombre son equitativos y tiene que existir un equilibrio de equipo para que funcione”, defendió el puertorriqueño en una entrevista con la agencia de noticias Efe.

La polémica es una constante en el género que él colaboró a cimentar, de manera muy humilde al principio, vendiendo sus grabaciones en la calle, hasta que el fenómeno despegó con su álbum “Barrio fino” (2004), responsable de la eclosión global de un estilo derivado de reggae y el rap por medio del filtro caribeño.

Fue también el disco en donde cantaba aquello de “A ella le gusta la gasolina”. “Es un tema al que mucha gente le dio su propio definición, pero cuando digo que ‘le gusta la gasolina’, trata de que le gusta pasarlo bien, de que es una muchacha rebelde que vive por sus propias reglas”, alegó Ramón Luis Ayala.

Pese a la aceptación comercial del género, la cual salió del estrato social en donde nació confinado para salpicar a grandes estrellas de la música pop como Shakira, Enrique Iglesias, Ricky Martin o Luis Fonsi -coautor de “Despacito “-, reconoció que todavía perviven reticencias hacia su persona.

Aún hay muchos estereotipos y gente que, al escuchar hablar de reguetón, sin saber de qué se habla, ya lo etiquetan. Quien lo ha estudiado sabe que no se acaba ahí, que hay toda clase de temas, como la onda del bailes del Caribe, que es lo que me caracteriza a mí, además de los temas sociales”, contó.

Ante el debate acerca de la responsabilidad social de la música, Daddy Yankee lo tiene claro; “si buscas educadores en la música, va a fallar. Educadores hay en la universidad y en las escuelas. Cunado se trata de música, este es un libro sin normas”.