Daniela Cardone reveló su primer encuentro con una mascota embalsamada

259

La actriz de Sex Daniela Cardone reveló que a la edad de 18 años tuvo un curioso impase con una abuela y su mascota congelada, práctica que hoy por hoy ejecuta para preservar a sus mascotas fallecidas.

Durante una entrevista concedida al ciclo Pamela a la tarde, conducido por Pamela David, Daniela Cardone sacó a la luz una anecdótica vivencia ocurrida a la edad de 18 años, cuando laboraba en un aeropuerto.

Muchos años atrás cuando ni siquiera pensaba en convertirse en una importante figura del modelaje, Daniela Cardone (55) trabajó en el aeropuerto de Neuquén “en la parte de despacho de tráfico”, en donde vivió una curiosa historia.

En ese entonces experimentó una tragicomedia con una abuela y su gato.  Resulta que una señora de avanzada edad la abordó para pedirle le entregase su mascota que se había quedado olvidada en la bodega del avión, solo que ella no se imaginaba que se refería a un gato fallecido.

Su historia formó parte de una de las dinámicas del programa denominada Dilema, allí los espectadores deben adivinar cómo actuó el invitado ante la situación.

Querían sustituirle su mascota

Allí, Daniela comenzó a relatar la escabrosa anécdota: “Fue desesperante. Encima la atendí yo. Me dijo ‘hola, vengo a buscar a mi mascota’. Entonces, mis compañeros me llamaron al fondo y me dijeron que la mascota vino congelada donde iban todas las valijas. Entonces, los chicos fueron corriendo a buscar un gato callejero de los que andan por el aeropuerto, y tiraron afuera al gato que pensaron que estaba congelado y trajeron a uno normal, que encima estaba con todo el estrés. Y le entregué ese gato…”.

Explicó que la señora se mostró ofendida ante el canje y se tornó agresiva. “Empezó a gritar, a decir que no era su gato. Me acuerdo que era un gato negro y le pusimos uno parecido, porque había varios en el aeropuerto. Fue por desesperación, porque la señora era muy grande y teníamos miedo de que se nos infarte ahí. Y la señora empezó a gritar, ‘¡no, ese no es mi gato; mi gato está embalsamado!’. ¡Y nosotros lo tiramos porque pensamos que había venido congelado! Después lo fuimos a buscar… pasamos un papelón”.

Tres décadas más tarde de esa fatídica historia, hoy es Daniela Cardone quien embalsama a sus mascotas, para tenerlas siempre presentes.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *