Dataprom denunció a Smartmatic por actuar bajo la ilegalidad en Colombia

137

Colombia.- La firma brasilera Dataprom denunció a Smartmatic por actuar bajo la ilegalidad en Colombia.

Según Dataprom, la empresa Smartmatic actúa de manera ilegal y pretende quedarse con el recaudo de Transcaribe.

Por esa razón, Nixon Navarro, representante legal de la firma brasilera Dataprom en Colombia, le salió al paso a unas declaraciones ofrecidas a los medios de comunicación en Cartagena, por la Agencia de Publicidad Libreta de Direcciones, contratada por Smartmatic Colombia, la cual aseguró hablar en nombre  del consorcio Colcard y de Smartmatic.

Con documento en mano, Navarro manifestó que los representantes de Smartmatic intentaron cometer fraude en varias ocasiones en diversas entidades de la nación colombiana.

Detalló que funcionarios de Starmatic, consorciada con Dataprom, trataron de cometer fraude en la Cámara de Comercio de Cartagena, Superintendencia de Industria y Comercio, Transcaribe y otros bancos.

La lista de denuncias no para. Navarro denunció que Smartmatic afectó el software y adulteró los estados financieros del consorcio que representa.

Entre los casos destacan:

Fraude en la Cámara de Comercio de Cartagena

En tres oportunidades en diciembre de 2016 Starmatic trató de inscribir un acta del Comité de Administración que no existió. La misiva buscaba no cumplir con los requisitos legales. El caso está respaldado por las pruebas.

Fraude a la Superintendencia de Industria y Comercio

En agosto de 2017 Smartmatic le otorgó un poder a un abogado presuntamente para solicitar una nulidad de todos los actos inscritos en la Cámara de Comercio de Cartagena.

La empresa presuntamente estafadora alegó que contaba con la autorización de Dataprom, y el documento enviado fue firmado por Alberto Castro, supuesto empleado de Smartmatic.

La Superintendencia de Industria y Comercio demostró a través de un fallo que lo hecho contra la Cámara de Comercio de Cartagena gozaba de ilegalidad.

Intento de Fraude a Transcaribe

El caso fue que a Gerencia del Sistema Integrado de Transporte Masivo Transcaribe llegó una correspondencia enviada presuntamente por Nixon Navarro de la representación legal del consorcio.

A la gerencia le pareció que el documento gozaba de ilegalidad, porque además, trataron de hacer creer que Alberto Castro de Smartmatic era el único representante legal Transcaribe. El fraude fue demostrado a través de las pruebas.