Salud

Dejar de fumar provoca falta de memoria

Pese a los daños asociados al consumo de tabaco, estudios especializados en todo el mundo han determinado que los fármacos integrantes de la nicotina actúan mejorando las funciones cognitivas y estados de ánimo del individuo.

En este sentido, alrededor de 5% de las personas fumadoras que intentan dejar el hábito por sí solos persisten abstemias durante un período aproximado de seis meses y cerca de un 60% de los “ex fumadores” reincide durante la primera semana de prueba.

En este sentido, se estima que la acción de dejar de fumar provoca también cuantiosos efectos indeseados, conteniendo síntomas afectivos, cognitivos y físicos. Entre las variaciones cognoscitivas más típicas se encuentran las pérdidas en la atención y las alteraciones de la memoria.

En el mismo orden, estudios y experimentos a nivel mundial explican que los efectos secundarios relacionados al cese del consumo de nicotina promueven la recaída en el hábito, siendo el componente de vareniclina, un medicamento muy usado para dejar de fumar, el cual actúa mejorando el estado de ánimo y el desempeño cognitivo durante el período inmediato de abstinencia.

Hasta el momento no se había determinado cuál era la causa fundamental de las alteraciones cognitivas relacionadas a la interrupción del consumo de nicotina. Es así, como un análisis  encabezado por Fernando Berrendero, investigador líder del Laboratorio de Neurofarmacología de la Universidad Pompeu Fabra ha dejado en evidencia el vínculo histórico entre un receptor neuronal concreto -CB1R- y las pérdidas cognitivas coligados al hecho de dejar de fumar.

Barrendero indica que las fallas en la atención y la memoria comúnmente observadas en los primeros días de abstinencia, parecen estar implicados en la recaída al hábito. En ese sentido comenta que los medicamentos “que optimicen estos fallos cognitivos conjeturan una buena estrategia para solventar el síndrome de abstinencia de la nicotina o bien conseguirían servir como terapia agregada para aquellas personas fumadoras más propensas a padecer estos problemas”, comentó.

Se vislumbra así, gracias a esta investigación presentada en la revista Biological Psychiatry, una alternativa farmacológica para advertir la recaída al tabaco a través del aumento de la función cognitiva durante los primeros días de abstinencia y el estudio de los receptores CB1R.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close