Democracia: el comienzo del debate

democracia elecciones - Democracia: el comienzo del debate

Democracia: el comienzo del debate

Hoy en día no parecemos tener dudas sobre la eficacia de la democracia. Sabemos que es el mejor de los sistemas de gobierno posible, y eso nos basta.

Nos gusta por varias razones: la principal, porque es mejor que la dictadura. Hoy en día la dictadura es eso a lo que no queremos volver, y por eso es importante rescatar los valores de la democracia. ¿Cuáles son esos valores? Bueno, no sé si los sabemos. Quizás tiene que ver con que, en una democracia, las opiniones de todos son valiosas, porque nadie puede decidir por sí solo qué es lo correcto y qué no. Ese sería el segundo motivo por el cual todos preferimos un gobierno democrático. En tercer lugar, muy similar al anterior, una democracia supuestamente vuelve valiosa la idea de comunidad e integración social: todos somos parte de la democracia, y todos hacemos al gobierno. Por último –pero no menos importante -, la democracia nos hace parte, nos vuelve agentes comprometidos con el desarrollo del gobierno. Cada vez que tenemos que votar (y este año lo vamos a hacer bastante) nos levantamos con ansias, felices de consagrar nuestro voto a la democracia. Porque no votamos a un partido o a otro. Votamos por la democracia.

Estas afirmaciones se han vuelto principios democráticos. Revisémoslos:

“La democracia es mejor que una dictadura”. La realidad es que no hay razones para contraponer una democracia a una dictadura. No hay razones teóricas, claro. Nosotros vivimos en un país donde la última dictadura militar arrasó con toda una generación, perpetuando lo que algunos llaman genocidio y otros, simplemente, aberración. La dictadura de Videla, Massera, Agosti, Viola y Galtieri – entre otros – se ocupó de erradicar toda posible alteración al status quo, imponiendo un miedo que perduró mucho tiempo e hizo creer que si algo no gustaba, era mejor callarse.

Parecería que eso empieza a cambiar, aunque el discurso es peligroso: cuando a la oposición no le gusta lo que dice el oficialismo, habla de “dictadura kirchnerista”. Igualmente, la oposición de conceptos “dictadura-democracia” sigue prevaleciendo: si no me gusta lo que hace el gobierno, es porque no es democrático, es una dictadura.

“En democracia todas las opiniones valen”. Recién vimos cómo, para la oposición, las opiniones del oficialismo no son válidas. Lo mismo vale para el kirchnerismo, que sostiene que lo que sostienen sus opositores son patrañas apátridas en contra del pueblo. Entonces, ¿las opiniones de quién son las que valen en democracia?

“La democracia es comunidad. Es el gobierno de todos, no de uno”. Este axioma me resulta particularmente interesante. Es común escuchar que la democracia es el gobierno del pueblo y que se contrapone al gobierno dictatorial, tiránico o monárquico. Pero cuando los partidos políticos establecen candidaturas, lo único que prevalece son los nombres propios: “Gabriela en la ciudad” o “Berni puede”, como ejemplos. Al final, las elecciones se definen entre personas; ni ideas directrices ni comunidades.

“En democracia, el pueblo es el que gobierna”. Esta es la farsa más importante de la democracia moderna. Dado que todos somos potenciales votantes, todos somos igualmente responsables del partido ganador. De más está decir que eso es muy relativo: no todos tienen las mismas posibilidades de enfrentarse a años de onerosa campaña política (y eso, sólo para empezar).

Hay muchísimos elementos en juego: sociales, históricos, económicos. Como toda realidad, está objetivada para que parezca que sólo es lo que puede ser. Pero en verdad, debemos desconfiar de todo aquello que nos parece simplemente real porque así lo dicta el sentido común. El objetivo de estas columnas será ir viendo, de aquí en más, algunas piezas para acercarnos a comprender un poco más de qué se trata eso que llamamos democracia y que nos parece, obvio, el mejor y más justo de los sistemas de gobierno.

Nicolás Rubens

Nicolás Rubens

Editor en Segundo Enfoque.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email