El desarrollo de energía renovable toma fuerza en Argentina

191

Argentina.- El gobierno ha invertido muchos esfuerzos en diversificar la matriz energética y fomentar el uso de energía renovable. Para equilibrar la ecuación está apostando por la producción de soja y maíz para ser usado como energía alternativa. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó en sus estudios que la agroindustria produce el 6,2% y 5,5% de la producción de energía primaria y secundaria respectivamente.

A nivel mundial el petróleo y el gas constituyen más del 65% del gasto de energía. Pero en la Argentina actual son casi de un 90%. Es importante remarcar que estas energías no son renovables.

El biodiesel y el etanol

La industria líder en crecimiento que lidera el ranking no es otra que la del biodiesel indica Julio Calzada. Enrique Lasgoity y Franco Ramseyer quienes también forman parte del estudio señalan que estas energías ya han alcanzado cifras relevantes. Logrando cifras como el 4% del la producción total de la producción nacional de energía secundaria.

Otras fuentes: energía renovable

En estos momentos en Argentina se usa la soja y el maíz como principales fuentes de obtención de energía alterna. Pero debemos agregar a la lista el bagazo de la caña de azúcar y la leña. El biogás también se encuentra dentro de las fuentes que se suman a esta iniciativa. El biogás se obtendrá por medio de las granjas porcinas, los feedlots y el tratamiento de la basura.

Para los investigadores el fenómeno de las industrias de biodiesel en Argentina es sumamente interesante. En el 2017 solo existían 9 fábricas y el máximo de producción era de unos 665 millones de litro. Al día de hoy se están logrando producir más de 5.300 millones de litros con un total de 37 plantas.  Indican  que “La capacidad instalada se multiplicó por 8 en apenas 10 años”.  También resaltan la cantidad de empleos que ha generado esta industria que suma unos 6000 entre puestos directos e indirectos.

El impacto se ha hecho sentir en el estado argentino. Aun así falta mucho camino por recorrer pero los estudios que se realizaron indican que se encuentran muy bien encaminados. Y que este tipo de energía renovable alterna puede ser una solución factible al problema energético del país.