pandemia de gripe

Descubre quiénes serían los más vulnerables ante una pandemia de gripe

151

Las personas obesas, los desnutridos y aquellos que generan resistencia a los antibióticos se encontrarían en el “ojo del huracán”, si en estos momentos tocase enfrentar una pandemia de gripe como la que se vivió en 1918.

Esta conclusión se desprende de varios estudios científicos que se han realizado, partiendo de la premisa de la mala preparación con la que se cuenta en el caso de tener que hacer frente a un problema sanitario de tal magnitud.

Un grupo internacional de epidemiólogos que estudia la propagación viral en Nicaragua destacó la obesidad entre los factores que pueden exacerbar la gravedad de una pandemia de gripe.

“Los adultos obesos tardan un 42% más de tiempo en superar la influenza tipo A”, reveló un artículo que el equipo publicó en la reciente edición de The Journal of Infectious Diseases.

El estudio aseveró que entre los enfermos adultos asintomáticos o con pocos síntomas de gripe, la obesidad aumentó aún más la duración de la recuperación y del posible contagio: en un 104%.

A su vez, la obesidad altera la función inmune y provoca inflamaciones crónicas, que tiende a crecer con la edad; además, complica la respiración y aumenta la demanda de oxígeno para los tejidos.

pandemia de gripe

Vea también: Enfermedad transmitida por pulgas suma casi 60 casos en Los Ángeles

Peligro inminente

Expertos en sanidad estiman que el mundo está tan mal preparado para una pandemia de gripe, como estuvo en 1918; cuando se produjo el peor brote de una infección viral en la historia moderna.

En ese entonces, la denominada ‘gripe española’ causó aproximadamente 100 millones de muertes entre 500 millones de enfermos.

Otro grupo vulnerable ante una epidemia gripal severa está compuesto por los malnutridos, pues algunos patógenos bacterianos pueden atacar el organismo enfermo simultáneamente con el virus: ante todo, sarampión y malaria.

Tal hallazgo se desprendió de los resultados de un estudio independiente, publicado en la revista Frontiers in Cellular Infection Microbiology. Asimismo, el grupo de resistencia a los antibióticos se convierte en un factor agravante de la gripe.

Algunos estudios destacan entre las causas de esta resistencia el consumo abusivo de esta clase de medicamentos; muchas veces sin prescripción médica.

“El uso de más y más antibióticos acarrea [la aparición de] nuevas bacterias resistentes a los fármacos”; explicó en septiembre pasado el investigador australiano Ben Howden, especializado en infecciones cutáneas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *