Descubren alérgenos del tomate en sus semillas

271

El 20% de la población se puede ver afectado por la alergia al tomate, pero muchas personas que lo padecen pueden desconocerlo, por las partes en donde se observan las reacciones.

Un determinado grupo de científicos dirigidos por la Universidad Complutense de Madrid ha descubierto dos nuevas proteínas presentes en esta zona del fruto como responsables de las reacciones alérgicas.

El presentar alergia a la semilla del tomate puede tener su peculiaridad, ya que a persona puede ser alérgica a sus semillas pero no al resto, y comer el vegetal sin desarrollar síntomas siempre que no se incluya esa parte.

El grupo de científicos ha determinado dos nuevos alérgenos. “Estas proteínas son muy estables y resistentes al tratamiento térmico y al proceso digestivo, por lo que se puede tener alergia incluso al alimento cocinado, algo que no ocurre con otros alérgenos alimentarios”, explicó Mayte Villalba, investigadora del departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de la UCM y autora principal del estudio.

Existen algunas proteínas que pertenecen  a la misma familia (Sola l 7 y Sola l 6) y se localizan exclusivamente en las semillas del tomate. Los expertos en este tipo de afecciones extrajeron muestras de 22 pacientes alérgicos al vegetal de los hospitales Infanta Leonor (Madrid) y Regional Universitario de Málaga.

En algunas historias clínicas, todos los pacientes, con una edad media de 33,5 años, presentaron diferentes síntomas al consumir el alimento, desde anafilaxia (reacción alérgica grave por todo el cuerpo) a urticaria o síndrome de alergia oral (alteraciones en boca y garganta). Algunos notaban que los síntomas desaparecían cuando quitaban las semillas del vegetal, aunque la mayoría dejaron de comerlo al notar las primeras reacciones.

“El problema radica en que hay ciertas partes del alimento que se quitan en su manipulación durante la preparación del plato, como ocurre con las semillas. Cuando no se realiza dicha separación, pueden aparecer reacciones alérgicas inesperadas”, puntualizan los autores de la investigación.

En cuanto a los síntomas pueden variar en función de múltiples factores como el estado del tracto intestinal del paciente, la combinación con alérgenos procedentes de otros alimentos o la ingesta de fármacos.

Por lo tanto los expertos recomiendan realizar chequeos médicos constantes para prevenir cualquier síntoma de alergia que se encuentre en áreas inobservables.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *