Desde 2015, más de 2.100 bebés fueron registrados de oficio en Salta

108

De acuerdo a estadísticas emitidas por el Registro Civil de Salta, desde el año 2015 hasta la fecha, 2.134 bebés fueron registrados de oficio. Dicha observación se condiciona por el organismo cuando, pasado el plazo de 40 días, los padres del bebé todavía no se inscriben al niño. Este método comenzó a implementarse tras la modificación del Código Civil, en el 2015.

Matías Assennato, director del Registro Civil de Salta, informó que  “Algunos padres no retiran el certificado de nacido vivo en el hospital y se van a su casa tras recibir el alta médica. El padre o madre tienen la obligación de registrar al niño por la ley 26.413, en un plazo de 40 días. Si no lo hacen, nosotros, con el certificado y amparados por la ley, procedemos al registro”,

Asimismo señaló que al bebé se le coloca el nombre que la mamá eligió o por el que lo llamó en el momento del parto, así como el apellido de ella. No obstante, la falta de información del pequeño y de sus padres, influye en algunos de los casos.

“Llevamos 2.134 casos registrados de oficio. Lo hacemos en base a este certificado de nacido vivo que queda en el hospital. Ocurre, por ejemplo, en algunos casos, que las mamás y papás no cuentan con información de que deben registrar al bebé, en otros casos reciben el alta médica y aseguran que lo registrarán después pero no lo hacen”, puntualizó  Assennato.

En comunidades aborígenes el índice es mayor

Resaltó  también que en las zonas de comunidades aborígenes del norte de la provincia, es donde se registra la mayor cantidad de estos casos, debido a que son muchos los partos domiciliarios que allí existen, específicamente en los departamentos de San Martín y Rivadavia.

Es importante mencionar que existen oficinas del registro ubicadas en distintos hospitales públicos tales como el Papa Francisco, Materno Infantil y en las ciudades de General Guemes, Orán, Tartagal y Colonia Santa Rosa.

“La política pública debe estar enfocada en la solución de problemas y uno de los principales conflictos tenía que ver con el registro de bebés recién nacidos. Por eso, años atrás el Gobierno dispuso que en los hospitales existan oficinas del registro. Al estar dichas oficinas estamos logrando que nadie salga del centro asistencial sin el papel”, enfatizó Assennato.