explotacion sexual

Desmantelaron red de explotación sexual de jóvenes colombianas en España

94

España.- La Fiscalía de Colombia en conjunto con la Guardia Civil desmantelaron el lunes una red de explotación sexual y esclavitud que operaba en las dos orillas del Atlántico reclutando a jóvenes colombianas de escasos recursos para recluirlas en burdeles de España.

De hecho, la estructura criminal desmantelada operaba en Palmira, una ciudad próxima a Cali y a la costa del Pacífico, desde donde contactaba a mujeres de la región y otros departamentos cercanos. Las jóvenes eran engañadas con atractivas ofertas de trabajo realizadas en Colombia y acaban en explotación sexual y esclavitud en Alicante y Albacete, en el país europeo.

“Valiéndose de su condición de vulnerabilidad, las llevaban bajo engaño en España con el fin de explotarlas sexualmente”, explicó el delegado contra la criminalidad organizada de la Fiscalía colombiana, Álvaro Osorio Chacón.

Asimismo, el funcionario acotó que la operación fue posible gracias a la colaboración de una de las víctimas, quien logró huir del encierro tras pedir ayuda a un hombre asiduo de un prostíbulo llamado La Casita Roja, ubicado en Alicante.

red de explotacion sexual

La joven narró “el trato inhumano” y los vejámenes a los que se vio sometida por Flor Herminda Manilla Lindado, ya detenida, junto a otras cinco personas y considerada por la investigación que duró ocho meses.

“Las llevaban bajo engaño en vuelos hacia Madrid, lo que les ofrecían era ir a trabajar como camareras”, continuó Osorio.

Lea también Liberaron a sobrina de García Márquez tras cuatro meses de secuestro

Las operaciones de la red de explotación sexual

Se trataba de un negocio criminal orquestado por una familia de Palmira, según informaciones de las autoridades.

Una mujer llamada Jésica Páramo Castellanos se encargaba de realizar los primeros contactos. Ella les hacía creer a las víctimas que tendrían un futuro de oportunidades en España y cuando las jóvenes se mostraban interesadas, les presentaba su suegro, Raúl Holguín.

De hecho, la joven que consiguió huir explicó que Páramo Castellanos le ofreció “trabajo como camarera en un restaurante en España, con una remuneración mínima de 800 euros mensuales, más propinas”. Al presentársele esta provechosa oferta la joven aceptó sin saber lo que vendría después. Holguín y su hijastro, Andrés Sánchez Blandón, citaron a la joven y le entregaron dinero para los gastos del boleto.

La reconstrucción de los hechos por parte de la Fiscalía detalla que “le brindaron ayuda para la compra de su maleta y ropa adecuada para el viaje, también la acompañaron a Cali para los trámites relacionados con el pasaporte”. Además, una sobrina del explotador sexual, Mónica Blandón, acompañó a la víctima en su desplazamiento.

“Las dos viajaron de Palmira a Medellín, para de allí salir rumbo a Madrid. Blandón también se habría encargado de orientar a la mujer sobre la manera cómo debía expresarse tanto a la salida de Colombia como a su arribo a la capital española, y así evitar cualquier tipo de sospecha por parte de las autoridades migratorias”, agregaron los investigadores.

Al llegar al Aeropuerto de Barajas, las víctimas de esta red de explotación sexual y esclavitud eran conducidas hasta Alicante o Albacete, donde Manilla Lindado, de nacionalidad colombiana y española, a la que llamaban “La Madame”, las recibía.

Las redes de trata y explotación sexual se han convertido en uno de los principales objetivos de la justicia colombiana.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *