Detectaron casos de rabia paresiante en ganado bovino en Córdoba

De acuerdo con información emanada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa); se detectaron tres casos de rabia paresiante en bovinos, hecho registrado en el departamento cordobés de Santa María.

Según indicaron, los ejemplares pertenecen a establecimientos de las localidades Potrero de Garay y Falda del Carmen. Como medida de prevención, el Senasa decidió fijar un área de vacunación del ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 kilómetros alrededor de los predios afectados.

Adicionalmente, interdictó todos los predios incluidos en ese radio hasta finalizar la vacunación y revacunación según lo estipulado por su Resolución 25/2005.

De la misma forma, el organismo recordó que para denunciar sospechas de casos de rabia paresiante, las personas deberán dirigirse a la oficina del Senasa más cercana; allí los agentes responderán consultas y relevarán los refugios de murciélagos hematófagos o vampiros.

Entretanto, para la próxima semana se estima la realización de charlas informativas. Las mismas estarán dirigidas a productores, médicos veterinarios y la población en general.

casos de rabia paresiante

Vea también: Alerta en la Ciudad: Encontraron murciélagos infectados con rabia

¿En qué consiste?

La rabia paresiante es “una enfermedad epidémica recurrente, causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus.

Afecta principalmente a los bovinos, equinos y con menor frecuencia a otras especies domésticas. Así como también al hombre y a algunos animales silvestres”, según describe el Senasa.

Se trata de una enfermedad de denuncia obligatoria, tanto para los productores como para los veterinarios. Desde el organismo detallaron que aunque la dispersión del virus rábico a los tejidos periféricos del bovino no es abundante, el contacto con bovinos rabiosos implica riesgo de contagio para el hombre.

casos de rabia paresiante

“Los contactos con bovinos rabiosos ocurren principalmente cuando se intenta medicarlos por vía oral, o cuando se piensa que la disfagia que se observa en la mayoría de esos animales es consecuencia de una obstrucción alimentaria del esófago y se intenta la desobstrucción manual. También, cuando se faenan animales rabiosos o que están incubando rabia, y en las prácticas de manejo con esos animales”; apuntó el organismo sanitario.

Por otra parte, señalaron que no se han observado casos de rabia paresiante entre los carnívoros domésticos de la Argentina. Sin embargo, advirtieron que “se debe mantener una estrecha vigilancia; pues tanto el perro como el gato depredan a los murciélagos”.

Maribel Sánchez

Maribel Sánchez

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email