Detenciones arbitrarias, otro símbolo de despotismo en México

204

México.- El último informe de Amnistía Internacional (AI) señaló que las detenciones ilegales y arbitrarias resultan un mal corriente en territorio de México, donde cualquier individuo puede ser víctima de estas sin que los implicados sean condenados y que, al mismo tiempo, abren la puerta a otro tipo de quebrantamientos a los derechos humanos.

A continuación, los puntos estratégicos tratados en el informe “Falsas Sospechas: detenciones arbitrarias en México”.

Detención arbitraria: Se origina en el instante en que los policías que llevan a cabo el arresto no desempeñan los requisitos instituidos en la legislación para avalar el trato justo y los derechos humanos de la persona bajo protección.

Estos arrestos pueden asumir un sesgo político, segregacionista y pueden circunscribir violencia. Implican tanto a los policías que consuman la aprehensión como a los empleados fiscales y las procuradurías comisionadas de las investigaciones.

Según reseñó el portal El Comercio, otro de los quebrantamientos observados en México es la violación de derechos: donde una persona que resulta arrestada asume el derecho a que se le informe la razón de la detención y la jurisdicción que la ha ordenado.

Igualmente, debe tener acceso a una salvaguardia legal y a comunicar su escenario a sus familiares y allegados. Las detenciones injustas se identifican por la ausencia de estos derechos.

Resultado de imagen para Detenciones arbitraria en México

Motivos: La extorsión, cuando los funcionarios policiales detienen a una persona con el propósito de conseguir un beneficio económico a cambio de su libertad.

Por resarcimiento o represalia, que envuelve a un tercero que cancela a los policías para encarcelar a alguien. Detenciones con incitaciones políticas, en las que se elaboran pruebas para contener a personas que revelan su discrepancia con el accionar de las autoridades. Para indagar otro delito, cuando se suspende a alguien con pruebas inexistentes de algún delito menor para prontamente investigarlo por una infracción que sí resulta peligrosa.

Arresto en flagrancia: resulta la manera de arresto con mayor peligro de caer en la arbitrariedad, según el reporte de AI.

La estampa de la flagrancia (cuando una persona es hallada en el instante en el que comete un acto presumiblemente delictivo) es empleada muchas veces para que los policías y demás autoridades se economicen la tarea de investigar debidamente los delitos.

Igualmente, señala que en muchas oportunidades  se “fabrica la flagrancia” para contener a alguien por un delito inexistente y dar la imagen de que la policía cumple con su responsabilidad.