Día Internacional de la danza: entrevista a Lujan Costa

182

Hoy, 29 de abril, se conmemora el día internacional de la danza. En una entrevista exclusiva con Lujan Costa –Argentina, Bailarina clásica, ex coach en ballet clásico de Verónica Ojeda en “Bailando por un sueño”, ex integrante de ballet concierto de Iñaki Urlezaga y actual directora de Baires Sur Novus Ballet- analizamos la situación actual de la danza y el ballet en Latinoamérica.

Periodista: ¿Por qué es el día internacional de la danza?

-Lujan Costa.: “Es el día internacional de la danza en conmemoración del nacimiento de Jean-Georges Noverre (29 de abril de 1727), quien fue crítico de danza y maestro, el sentó las bases de lo que conocemos como ballet a través de sus escritos y cartas referidas a la técnica clásica. Estos escritos fueron los registros más importantes para la transmisión de la notación coreográfica y la descripción del cómo ejecutar cada paso. En el año 1982 la UNESCO atendió a una iniciativa del comité Internacional del Teatro y establecen esta fecha como día Internacional de la danza.”

P: ¿Por qué es importante que se conmemore este día?

-L.C.: “Es importante que todos los profesionales y artistas tengan su día de reconocimiento, los bailarines como tal (me refiero a coreógrafos, maestros y bailarines retirados también), no pueden quedar excluidos. Cada día que se conmemora algo siempre es bueno para hacer reflexionar a la sociedad en conjunto de la importancia de cierta actividad.”

P: ¿Qué significa la danza para vos?

-L.C: La danza es una herramienta de comunicación, yo creo que a los bailarines se nos complica manifestarnos a través de palabras y lo hacemos mediante el lenguaje corporal. Además del que ejecuta danza profesionalmente, está el que baila por el simple hecho de bailar. La danza actual es un canal de manifestación de sentimientos, donde no se trata solo de copiar los pasos que enseña el maestro o el coreógrafo; es un medio donde el sujeto que no es profesional va a “desenchufarse” de la rutina, escucha pasos, se entretiene, se comunica. En los niños está demostrado que colabora en la formación del carácter y ayuda en la sociabilización, incluso en aquellos que son tímidos; aparte de su carácter correctivo muscular, también alivia el estrés.

P: ¿Está vivo el ballet hoy?

-L.C.: “-Refiriéndonos al ballet, sigue vigente más que nunca, o al menos eso tratamos… Si bien cambió la dinámica, la pedagogía de enseñanza, la vestimenta y los lugares, son cada vez menos los prejuicios de la gente para estudiar ballet o ir a ver ballet. Siempre se consideró como algo de “poco machos” y, son cada vez más los varones que se atreven a bailar, tal vez siguiendo el modelo de Maximiliano Guerra, Julio Bocca, Hernán Piquín, Herman Cornejo, entre otros; quienes han triunfado en el exterior.

P: ¿En dónde se encuentra la mayor innovación en lo que se refiere a danza clásica en países como el nuestro?

-L.C.: “La oferta de compañías autogestionada está avanzando ante la falta de posicionarnos en compañías oficiales que dependen del estado, donde los salarios son en blanco y sabes lo que cobras a fin de mes los bailarines vamos buscando la manera de innovar, desde las coreografías, experimentando con nueva música, con fusiones con otras danzas, o iniciando nuestras propias compañías. Así es como cree Baires Sur Novus Ballet, la cual es una compañía donde hay más de 10 bailarines que sacrifican los fines de semana y les decís “ hoy tengo un tema de Spinetta, vamos a probarlo a ver que sale” y ellos responden a la coreografía que se te ocurrió, eso es innovación. También, llevar títulos clásicos como “La bella Durmiente”, o “El lago de los cisnes” a salas que no son las del Teatro Colón, ni del Luna Park, a salas de teatro autogestiondas, “a pulmón” eso también es innovación.”
P: ¿Cómo se reconoce al ballet en Argentina?

-L.C.: “Es un mercado limitado, donde la oferta de bailarines es mucha, pero la demanda poca. Esto tiene que ver con algo cultural nuestro, muchas danzas vienen de Europa y no tocan de lleno nuestra historia cultural, lo novedoso se ve en el choque de culturas, cundo se fusionan estilos como se ve en coreografías contemporáneas, ahí sí se ve una llegada a un público más general. Pero en el ballet de acà, lamentablemente, grandes bailarines como Cecilia Figaredo, o Hernán Piquín solo se hicieron reconocidos a través del programa de Marcelo Tinelli, cuando ya a nivel internacional eran reconocidísimos. Otros grandes bailarines desconocidos por el vox populi triunfan en el mercado europeo o estadounidense y acá no se les hace la mínima mención. Por ejemplo, la argentina Marianela Nuñez, actual primera bailarina del Royal Ballet en Londres agota las localidades del mercado inglés, y acá no veían tanto futuro en su carrera.”

P: ¿Cómo sobrevive el Ballet en nuestro país? ¿Se puede vivir de la danza?

-L.C.: En los casos donde las compañías, como la mía, auto-gestionadas, se complica “vivir de la danza”, no obstante, luchamos porque sea así, hacemos promociones, para fomentar al público a que vengan a vernos. Mezclamos los títulos clásicos con obras nacionales, o reconocidas mundialmente; tal como el caso del estreno el 15 de mayo, donde haremos el fragmento del ballet “paquita” y “Bolero de Ravel”, en el Teatro “La mueca”, un espacio teatral que da lugar a muchos elencos que, como nosotros, no tenemos ningún tipo de subsidio, más que el de las entradas vendidas, o el de nuestros cuerpos que ejecutan las diversas secuencias que hacen al arte de la danza, solo por el simple reconocimiento del aplauso, ese premio a meses y meses de trabajo, entrenamiento y sacrificio.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *