Internacionales

#DiaDeLaRadio: La crisis de las emisoras del país en la era Macrista

Desde diciembre 2015, el espectro radial ha sido sacudido por graves dificultades económicas y laborales

La radio representa uno de los medios de comunicación más importantes y de mayor alcance en una sociedad. Sin embargo, en el mercado argentino la crisis de las emisoras se ha acentuado sin cesar a partir del inicio de la era Macrista.

Los factores que inciden en ello son principalmente: la inacción del Ministerio del Trabajo y el Enacom. Así como también, la mala actuación de empresarios inescrupulosos.

Desde diciembre 2015, hasta junio 2018 han cerrado varias emisoras y ocurrido una gran cantidad de despidos.

Por ejemplo, en Buenos Aires, los conflictos de Radio América, Rivadavia, Del Plata y El Mundo dan muestras claras de una crítica situación. También el caos que ronda a las emisoras del grupo Indalo: Radio 10, Mega, Pop, Vale y One; así como AM Belgrano 950 y Splendid.

La crisis de las emisoras devino del cambio de gobierno, se dieron una serie de cambios que alteró gravemente los esquemas de sostenibilidad económica de muchas de ellas.

En primer lugar, las modificaciones regulatorias que flexibilizaron las condiciones de compra-venta de las licencias

Adicionalmente, entraron en juego el cambio en la distribución de la publicidad oficial y la concentración de Nación, CABA y Buenos Aires (las tres administraciones más importantes); engranadas en un mismo color político. Mientras unas están silenciadas, otras tienen quiebra decretada o en concurso de acreedores.crisis de las emisoras

Vea también: #DiaDeLaRadio: Desempeño de las mujeres en el espectro radiofónico argentino

Culpables Vs. Inocentes

Sin embargo, el punto más álgido de esta situación está enfocado en los trabajadores; que son directamente afectados ante los intereses políticos que mueven a algunas emisoras, o la mala administración que tienen otras.

El Ministerio del Trabajo de brazos cruzados ante desmanejos de empresarios, desprotegiendo a trabajadores que pierden indemnizaciones, sueldos y derechos.

Los dueños de las radios despiden a diestra y siniestra, incumplen obligaciones y huyen con escuetas o hasta nulas penalidades.

Entretanto, el Enacom no ejerce su labor de control sobre el accionar privado; esto respecto a un recurso de propiedad pública clave para el ejercicio individual y social del derecho a la libertad de expresión.

Todo esto, deriva en que los políticos de esta era se adueñen del espectro radiofónico; para hacerlo un espacio de negocios turbio, que bajo ningún concepto vela por sus trabajadores e irrespetan a la audiencia.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close