jueves, octubre 21, 2021
InicioSaludDieta mediterránea: Un mar de salud

Dieta mediterránea: Un mar de salud

La dieta mediterránea se caracteriza por el consumo de todo tipo de alimentos, ricos en fibras, hidratos de carbono, y ácidos grasos monoinsaturados, convenientes para la salud.

Este tipo de dieta es una de las más consumidas a nivel mundial, por ser variada, equilibrada y moderada, lo que previene notablemente enfermedades. En los últimos años, se han realizado innumerables estudios científicos, que aseguran que alimentarse de esta manera crea una protección ante diversas enfermedades, así como también un mejor estado de salud.

Una revisión de la evidencia disponible sugiere que una dieta mediterránea sin restricciones en el consumo de cierto tipo grasas, puede reducir el riesgo de una persona de padecer diabetes, cáncer de mama y eventos cardiovasculares en comparación con otras dietas.

A pesar de avances en el diagnóstico de enfermedades, el cáncer, la diabetes,  y los problemas cardiovasculares siguen siendo la primera causa de mortalidad en los países desarrollados. Esto es porque en ellos el consumo de alimentos altos en grasa y azucares es mucho más elevado, por lo que este tipo de dietas sugiere un consumo más saludable.

Existen varias definiciones para este tipo de dietas, pero los científicos la determinan como una dieta que no restringe el consumo de ningún tipo de alimentos, incluye una alta proporción de grasa monoinsaturada y poliisaturada e incorpora también las grasas saturadas.

[pullquote]Entre los alimentos que se deben consumir  dentro de esta dieta están: Cereales, Frutas y verduras, agua, leche o yogurt, aceite de oliva (una cucharada al día), cebolla, ajo, pescado, carne magra, huevos, carne roja (sólo una vez a la semana), legumbres,  entre otras.[/pullquote]

Por ejemplo, usando aceite de oliva como ingrediente principal de cocción, y con alto contenido de frutas y verduras, alto consumo de legumbres, ingesta elevada de granos y cereales, consumo moderado de vino tinto, consumo moderado de productos lácteos, bajo consumo de carne y productos cárnicos y una mayor ingesta de pescado y agua.

Algunos estudios aleatorios realizados a personas que realizan este tipo de dietas, con personas que no, determinaron que esta puede estar asociada con una menor incidencia de eventos cardiovasculares, diabetes tipo II y cáncer de mama.

Del mismo modo, expertos recomiendan no pasar más de cuatro horas sin comer para evitar, llegar a la siguiente comida con tanta hambre.

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments