Dilma Rousseff no descansa

Dilma Rousseff no descansa

Brasil.- Dilma Rousseff no se toma ni un día de descanso y envía mensajes por las redes sociales.

Dilma Rousseff y sus aliados utilizarán los seis meses de suspensión del poder para trabajar en su defensa y conseguir su regreso al poder. Es por esto que la jefa de Estado utiliza las diferentes redes sociales para que la sociedad que está de su lado y la quieren de vuelta a la presidencia no la olviden.

Mientras que los medios de comunicación del país se enfocan en el seguimiento del nuevo gobierno, el cual se encuentra en manos del ex vicepresidente Michel Temer, en calidad de presidente interino,  y los nombramientos de su nuevo gabinete, Rousseff habla por las redes sociales.

Rousseff apareció el día de ayer, por primera vez, después de su destitución, y publicó en Twitter y Facebook tres mensajes con temas diferente, dirigidos al pueblo de Brasil y utilizó el mismo tono que utilizaba al mandar mensajes desde el Palacio del Planalto.

En su primer mensaje, Rousseff expresó su solidaridad con el estudiante haitiana Getho Mondesir, el cual fue agredido en Foz do Iguazú la noche del pasado sábado.

Luego la presidente comentó la situación del país, el cual se encuentra en la mira internacional. Además hizo mención del peligro que, según la mandataria, enfrenta la región, y al mismo tiempo puso en manifiesto su preocupación por la extensión de las prácticas desarrolladas hacia ellas las cuales están “disfrazadas de legalidad”  en otras partes del mundo, especialmente en América Latina.

Estas prácticas, para ella, solo tiene la intención de desestabilizar a los gobierno legítimos y revertir los logros sociales alcanzados.

Por último, Dilma publicó un video donde habla sobre “el golpe” que se está gestando en su contra. “Pretendo comparecer y responder sobre las razones que llevan a este proceso, con las cuales tengo un profundo desacuerdo. Nosotros consideramos que no hay base jurídica para este proceso. Y por eso este impeachment es un golpe” explicó Dilma.

A diferencia de lo sucedido con el ex presidente Fernando Collor de Mello cuando fue suspendido en 1992, Dilma puede gozar de muchos derechos hasta que concluya el juicio político. Entre ellos se encuentran la permanencia en la residencia de Alvorada, la garantía de transporte terrestre y aéreo (sin poder viajar al exterior), un equipo de 15 asesores personales y el sueldo de 8.800 dólares.

Laura Pérez

Laura Pérez

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email