Internacionales

Discurso de Rousseff en la Naciones Unidas

Brasil.- La presidenta brasileña Dilma Rousseff, al final no fue a denunciar el presunto “golpe” que tanto se temía. Al menos ante de la Asamblea General de Naciones Unidas, la mandataria prefirió no acusar a sus opositores de conspiradores por impulsar un proceso de impeachment, se limito a decir que Brasil pasa por “grave momento” y confía en que los brasileños evitarán cualquier retroceso en sus conquistas.

Con una gran expectativa, los simpatizantes de la presidenta y sus opositores siguieron el discurso de Rousseff en Nueva York, a donde tomo la decisión de viajar en último momento, en donde ella misma adelanto que era para defender la democracia brasileña frente al “golpe”. En el atril decidió no hacer ninguna declaración y dejó las acusaciones para la prensa estadounidense en entrevistas posteriores.

“No puedo terminar mis palabras sin mencionar el grave momento que vive Brasil”, comentó en su discurso de cinco minutos”. También añadió que Brasil es un buen país, con una sociedad que supo vencer el autoritarismo y construir su democracia, afirmó que es un pueblo trabajador, con gran aprecio por la libertad, añadió antes de cerrar su alocución y agradeció la “solidaridad” de los líderes que se le acercaron.

Las palabras de Rousseff en la ONU fueron recibida con alivio por los opositores, en especial por los grupos que apoyan al vicepresidente Michel Temer, que asumiría la presidencia si finalmente la mandataria es destituida por el Senado, el pasado domingo la Cámara de Diputados, decidió abrir el proceso de juicio político por las irregularidades contables.

“Prevaleció el buen sentido. Fue un discurso compatible con quien ocupa la presidencia del Estado brasileño”, señaló el diputado Luiz Lauro, del opositor Partido Socialista Brasileño (PSB), que estuvo en Nueva York para poder desplegar una contraofensiva mediática en contra de la mandataria.

Antes de que la presidenta partiera a Nueva York, varios jueces del Supremo Tribunal Federal (STF), habían criticado las intenciones de denunciar un “golpe” cuando todo este proceso recibió el aval de la Corte y siguió en el Congreso los pasos constitucionales.

La oposición brasileña estaba organizada para hablar si la mandataria usaba el foro de Naciones Unidas para criticar las instituciones brasileñas. Habían pensado en la posibilidad de acusarla de delito de lesa patria.

“Sería una vergüenza llevar a Naciones Unidas un asunto interno, incluso porque daría una versión que no es la correcta ya que hasta la propia Corte Suprema la desmintió. Creo que cayó en sí y recuperó el sentido común”, afirmó el senador Ronaldo Caiado, del partido Demócratas (DEM).

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close