sábado, octubre 16, 2021
InicioInternacionalesEducando al fiscal

Educando al fiscal

Buenos Aires.- La cita es a las 19:00 en el comité radical de Martínez. Al entrar al local, se observan a los futuros fiscales leyendo un instructivo que le entregan previo a la charla. Desde una rústica mesa Daniel, el orador, convoca a los asistentes a que se arrimen para comenzar la capacitación de cara a las PASO del 9 de agosto.

Mientras tanto, llega más gente al lugar y el local queda chico. Daniel presenta en exclusiva la boleta con la que van a fiscalizar el escrutinio. Al ser provincia de Buenos Aires, además de presidente, diputados nacionales y provinciales, gobernador e intendente, se suman los parlamentarios del Mercosur a nivel nacional y provincial. Por esa razón, la boleta se compone de siete cuerpos. El problema más grande será a la hora de votar -en especial la gente mayor- y en el recuento final, habiendo en la mesa varias de estas boletas sábana de un mismo partido pero con diferentes candidatos, según las categorías.

En medio de la charla, circulan los vasitos con café y el azúcar de mano en mano. El orador saca un sobre con boletas de elecciones anteriores para explicar el voto nulo. Entre ellas está la de Cristina Kirchner y Julio Cobos, cuando quedaban rastros de los radicales K y la transversalidad en aquellos años. “Estuvimos con todos”, se sincera Daniel al hablar del derrotero político de los radicales. El actual candidato a intendente va con diferente boleta de la misma alianza, para asegurarse los votos. Al mismo tiempo, saca la de Francisco De Narváez y Ricardo Alfonsín del 2011.

Si la boleta tiene el encabezado (partido, lista y cargo) roto, se considera voto nulo. Lo mismo si tiene inscripciones y/o leyendas de cualquier tipo. Lo curioso es que alcanza solo a la categoría. Si contiene tachones, agregados o sustituciones, el voto es válido.

El voto en blanco no es solamente la boleta vacía, si se elige un cargo en particular y el resto no le interesa, por ejemplo: diputados, solamente está votando un solo cargo. En el recuento, se suma el total menos el total de votos válidos, recurridos, nulos e impugnados. De ahí se obtiene un promedio.

Daniel comenta que puede haber diferencias durante la votación. En ese entonces aparece Gustavo, una suerte de jefe de fiscales. Como todo operador político, está bien vestido. Afirma que se puede negociar con el partido chico si hay conflictos con los votos de identidad impugnada. Aclaró que si se puede, hay que hacer presión. En último caso recomendó ceder ante los partidos grandes, ya que nos puede pasar a nosotros.

El voto recurrido es cuando uno de los fiscales objeta la validez del voto por determinada causa, entonces la persona sufraga y se coloca en un sobre aparte con los fundamentos. Únicamente la Justicia Electoral es la encargada de abrir el sobre. Con la cantidad de boletas para reponer, señaló que son de a 20 o 25.

Nota relacionada: 50 boletas por partido para las PASO bonaerenses

Para un mayor control, hay tres copias del certificado de escrutinio con la firma de los fiscales, suplentes y presidentes de mesa. El fiscal de mesa lleva uno de esos documentos, en caso de extravío.

El orador apura terminar la charla porque hay otro turno. Antes de finalizar, se observa una enorme cantidad de sobres con direcciones. Faltan poner las boletas para repartir en las casas.

Como recomendación, Gustavo recuerda la presencia puntual a las 7:00 hs, porque sino nos ganan de mano, ante el reparto de mesas. afirma. Ellos ya se dan por ganadores. Están seguros de que tienen los votos para seguir en carrera a las elecciones generales de octubre. En una interna donde compiten candidatos de todas las propuestas y colores, no les resultará fácil.

 

Más información:

http://www.elecciones.gov.ar/

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments