EE.UU. indemnizará a familia de indocumentado muerto por agentes fronterizos

Estados Unidos- El Gobierno de Estados Unidos indemnizará con un millón de dólares a los hijos del inmigrante Anastasio Hérnandez a fin de resolver el proceso legal que su familia inició hace seis años cuando el mexicano falleció luego de recibir golpes y descargas eléctricas por parte de agentes fronterizos en California.

El acuerdo que, todavía debe ser aprobado por un juez federal, indica que la indemnización será divida entre los cinco hijos de Hernández, mientras que el 25% sería destinado a cubrir los gastos de representación legal, informó la solicitud presentada ante la corte del distrito sur de California.

Estados Unidos aceptó pagar la cantidad entera y está listo, así como dispuesto a cancelar sujeto a la probación de esta petición“, detalló el documento, firmado por el grupo lega que representa a los deudos.

Hernández fue arrestado el 28 de mayo de 2010 cuando intentaba reingresar a Estados Unidos sin documentos. Horas más tardes, fue trasladado a la antigua zona de deportaciones próximas a la garita de San Ysidro en donde fue registrado un altercado que captaron dos testigos quienes grabaron un video con sus teléfonos celulares.

Según la demanda, el suceso se habría iniciado supuestamente porque el mexicano no  acató las órdenes de poner las manos sobre la cabeza. 

[pullquote]Los agentes fronterizos arrojaron a Hernández al suelo, donde fue esposa[/pullquote]

En respuesta, los agentes fronterizos arrojaron a Hernández al suelo, donde fue esposa y recibió una serie de golpes y descargas eléctricas que causaron su muerte unos días más tarde.

En uno de los videos se escucha cómo Hernádez solicita ayuda en más de una ocasión, mientras que testigos pedían a los oficiales que detuvieran los golpes.

En noviembre de 2015, el Departamento de Justicia optó por no presentar cargos criminales a doce agentes federales, incluido supervisores, al indicar que no había evidencia suficiente para comprobar que estos actuaron con malicia.

El cierre de la investigación federal derivó a que en marzo de 2016 activistas defensores de los derechos humanos y familiares del indocumentado mandaron el caso para análisis ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en un proceso que continúa al pendiente.

Los abogados de los agentes involucrados habían presentado una apelación ante el Noveno Circuito, pero finalmente se llegó a un acuerdo para poner fin a la demanda civil por homicidio culposo y empleo excesivo de fuerza interpuesta hace siete años.

Yelithze Olivo

Yelithze Olivo

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email