EEUU eleva a 24 el número de afectados por ataques sónicos en Cuba

81

EEUU.- El presidente Donald Trump responsabilizó a Cuba por los supuestos ataques sónicos de los que han sido víctimas al menos 24 trabajadores de la embajada estadounidense en la isla.

Aunque el Departamento de Estado aclaró que, por ahora, no se ha asignado culpa a nadie porque se desconoce qué o quién provocó los incidentes.

Según se conoció de la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, las personas afectadas han experimentado efectos en su salud como pérdida de la audición, dolor de cabeza, cuello y problemas cognitivos.

Casos  confirmados

Primero se había confirmado 22 víctimas de los misteriosos ataques que comenzaron a finales de 2016, pero tras evaluaciones médicas la cifra aumentó a 24, por lo que no se descarta que aparezcan más casos mientras los médicos continúen con los exámenes.

El Departamento de Estado ha retirado a la mayoría de su personal en La Habana y aconsejado a los estadounidenses que no viajen a la isla, además ordenó la salida de 15 diplomáticos cubanos que trabajaban en la embajada de ese país en Washington.

Investigación en desarrollo

El tema lo está investigando el Buró Federal de Investigación (FBI). El gobierno cubano ha negado toda responsabilidad en los ataques sónicos que han dejado 24 enfermos en la embajada de EEUU en La Habana y se han quejado porque Estados Unidos no ha colaborado con el suministro de información o datos para ayudar con las investigaciones que Cuba inició desde que se dieron a conocer los hechos.

No obstante, Washington sí señala a La Habana por no haber cumplido con su obligación de garantizar la seguridad de los funcionarios estadounidenses en su territorio, por eso ordenó su salida inmediata de la isla caribeña.

Estados Unidos tenía 50 empleados en su embajada en Cuba, pero retiró a casi el 60% del personal en respuesta a los ataques. Sin embargo, algunas de las víctimas fueron cónyuges del personal estadounidense y otras más fueron empleados temporales asignados para una permanencia de corto plazo en la isla.

Asimismo, afirmaron que mantienen las relaciones con Cuba, además que las labores continúan como siempre guiadas por la seguridad nacional y los intereses de política exterior de Estados Unidos.