miércoles, diciembre 8, 2021
InicioCultura"El argentino más inteligente" llega a su fin

«El argentino más inteligente» llega a su fin

La inteligencia no sirve en televisión. Donde los chimentos, la cumbia y los programas enlatados dan rating…la inteligencia hoy por hoy no tiene lugar en los medios, no garpa como se diría vulgarmente. Tal es así que el  programa de Jorge Lanata «El argentino más inteligente» llegaría a su fin después de 5 emisiones ya que se estarían filmado los últimos envíos en estos días.

Una inteligencia que va más allá de poder responder preguntas de cultura general sino que también atraviesa la inteligencia emocional, social, musical, física etc.

[pullquote]«Y no estoy poniendo -se ufana- a cuatro enanos a que se caguen a trompadas frente a cámaras, sino que me estoy metiendo con temas interesantes, el tema de la inteligencia, de las nuevas inteligencias.[/pullquote]

En un principio se habían pactado 10 emisiones pero por el bajo rating se redujo a 5. El programa es una copia de un formato canadiense que hace que los participantes pongan a prueba su rapidez para resolver problemas.

Además agregó que eligió este tipo de programa porque cuando salió al aire en Canadá explotó de audiencia y es un formato donde se muestran las nuevas teorías de inteligencias múltiples. Esta idea de las inteligencias múltiples se basan en la teoría de Howard Gardner, a quien entrevistó en Harvard para una serie de documentales que hizo para Turner años atrás.

Para el periodista es importante «reivindicar el valor social de la inteligencia. Muchas veces la televisión sólo reivindica culos. Mostrarle a la gente que está todo perdido siendo como sos. Podés descubrir costados en vos que podés cultivar”, analizó en una entrevista.

Si bien el conductor intentó en muchas oportunidades marcar su propio ritmo en la conducción saliéndose a veces del formato, no fue suficiente porque tampoco le daba demasiado lugar a variaciones de juego a los participantes. Se trataba de un programa más dentro de los programas de entretenimientos que hay actualmente al aire, como el de Iván de Pineda para dar un ejemplo. Aunque fue vendido como algo novedoso, que iba a ir más allá de la «mediocridad» de las preguntas y respuestas, en muchos casos no pasó de ser un juego de memorización.

Esto claramente se notó en el rating, ya que en el primer ciclo y con Mario Pergolini como invitado solo logró hacer 11 puntos y ya en la segunda entrega pasaba escasamente los 7 puntos, lo cual para un horario central es muy bajo. Esto hacía suponer desde entonces que iba a ser levantado o como mínimo cambiado de horario, pero la decisión fue drástica: el levantamiento del ciclo.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments