viernes, octubre 22, 2021
InicioCulturaEl blues llora a su rey: murió B. B. King

El blues llora a su rey: murió B. B. King

Falleció anoche mientras dormía en su casa de Las Vegas. Fue a causa de una diabetes de tipo 2 de la que sufría hace 20 de sus 89 años.

Y un día la guitarra del rey dejó de sonar. Lucille, como él mismo la llamaba, quedó en silencio, sin el tono, la sencillez y el sentimiento con el que deleitaba los oídos de sus fans. Su muerte fue pacífica como su música, descansando en su propio hogar. Hace ya meses que el estado de salud del bluesman se había deteriorado, desde la suspensión de una gira en octubre del año pasado y con varias internaciones hospitalarias en el último tiempo.
Riley B. King nació en 1925 en la ciudad de Itta Bena, ubicada en el estado de Misisipi, precisamente una de las cunas del género por el que se hizo reconocido. Comenzó cantando góspel y ya a los 12 años le compraron la primer guitarra. Su carrera musical inició bajo el ala de Bukka White, primo de su madre y otra leyenda del Blues, y para la década del ’40 ya estaba difundiendo su música por las radios.
Durante los primeros años como profesional iba a surgir el apodo con el que más tarde lo conocería el Mundo, Beale Street Blues Boy que luego iba a derivar en B.B. Fue en Menphis, la ciudad donde iba a transcurrir la mayor parte de su carrera y lugar en el que hoy se encuentra el BB King’s Blues Club, uno de los bares que tiene por Estados Unidos.
El primer gran éxito que tuvo y que lo llevó a ser reconocido en Norteamérica fue «Three o’clock Blues», grabado en 1946 y sacado a la venta dos años más tarde. Luego llegarían infinidad de canciones que dejaría su influencia en la música moderna como «Rock me baby», «The thrill is gone», «Sweet sixteen» o «Sweet little angel», entre otros.
El arte que brindaba fue un éxito, primero entre los jóvenes negros en su país natal, luego en Inglaterra y posteriormente en todo el planeta. Visitó varias veces Argentina, la primera en 1980 y la última ante un repleto Luna Park en 2010. En los 90 nació durante una de sus giras una gran amistad con Pappo, a quien iba invitar más tarde a tocar en el Madison Square Garden.
B.B. King construyó a base de blues un legado que queda impregnado en el rock moderno. Ya quedan pocas de las leyendas que junto a él pusieron las semillas para lo que es el gran árbol de la música popular. Hoy Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Albert King o Freddie King pueden comenzar junto al Riley una gran zapada en la eternidad, allí donde quedó todo su arte. Larga vida al rey.

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments