El cuerpo como lienzo: modificaciones corporales

Must read

Ecuador.- La tarde de Quito está fría, algo inusual en época de verano, y ella está recostada en una camilla de color naranja. Innumerables fotografías de diseños de tatuajes, máquinas para tatuar de todos los colores y tamaños están dispersos por el lugar. Sus manos comienzan a transpirar, siente cómo la adrenalina aumenta cada vez que Mauricio Naranjo, propietario del local Tatuajes House Of Style -ubicado en el Centro Comercial Espiral- prepara las gasas, el bisturí y el alcohol yodado mientras remoja el expansor en alcohol. Pasaron ocho meses desde la última vez que asistió al local de Mauricio. Siente el primer corte, un bisturí número 12 rasga el lóbulo de Ana, comunicadora social.

La sangre empieza a derramarse, otro corte. Ana se queja del dolor, es su segunda expansión, esta es una de las modificaciones corporales extremas que existen y consiste en agrandar la perforación ya existente del piercing, implantando en la zona unos pseudoaros, que pueden ir desde los 0.8 hasta los 9.2 milímetros de distintos materiales: madera, acrílicos, hueso, acero quirúrgico, etc. En esta ocasión, la joven de 27 años escogió un arete de acero quirúrgico de 10 milímetros, relativamente pequeño para el de 20 que tiene en el lóbulo izquierdo.

En el libro Modificaciones corporales, prácticas y significados de Diego Castro, las modificaciones no son el simple hecho de hacer un cambio en el cuerpo, sino que son tomados como arte plasmado y expresado a través del propio cuerpo y con diversos significados: tanto el significado de tal modificación, como el que tiene para el sujeto que lo realiza.

Sandra Espinoza, de 24 años, tiene siete tatuajes,  dos escarificaciones y dos expansiones que se realizó en menos de ocho meses. La muchacha menciona que existe discriminación porque vivimos en una sociedad conservadora todavía: “Si yo voy a buscar trabajo con la vestimenta que uso, con mi cabello rapado y con estos pearcings, seguro nadie me contrata, la gente discrimina y juzga tu imagen”. Mario Unda, sociólogo ecuatoriano, menciona que el cuerpo es el modo de relacionarnos con otro, es el vehículo de la relación atravesado por prejuicios sociales. Desde el poder se produce un control sobre las personas y se pretende la construcción ideal del cuerpo.

Para Miguel Ángel, de la Asociación Ecuatoriana de Tatuadores Profesionales (AETP), “el tatuaje es moda, cultura, estilo, expresión. Cada persona debe sentirse libre de hacer con su cuerpo lo que bajo su responsabilidad y conciencia quiera”. Según los estudios realizados en México, el 70% de los 2.500 mexicanos que fueron consultados en un reciente estudio opina que los tatuajes son una causa de discriminación en la sociedad mientras que un 60% piensa que también generan segregación en el ámbito laboral, en Ecuador no existen cifras ni estudios realizados sobre este tema pero por los testimonios mostrados en esta crónica se puede sugerir que en el país existe discriminación por ser diferente y salir de lo cotidiano.

En el Boulevard de las Naciones Unidas Juan Francisco García, vocalista de la banda quiteña de hardcore “Custodia”, más conocido como Chester comenzó a tatuarse desde los 18 años y tiene dos expansores, señala que los tatuajes en su vida son un constante, para él, expresan y muestran retazos de vida. “Lo considero un arte complejo donde el cuerpo es un lienzo.”

Después de 15 minutos, Mauricio termina la cirugía. Ella luce feliz. La recuperación de la cirugía tardará tres semanas, deberá tomar medicamentos y cuidarse del sol. Adolorida pero satisfecha, menciona que continuará con esta metamorfosis física. “ No siento cobardía al enfrentarme al mundo, de seguir mis sueños y hacer con mi cuerpo lo que amo, transmitir con mi cuerpo una idea o un camino, me parece que a cualquiera le gustaría hacerlo, pero aún no se atreven”. El próximo mes, Ana se tatuará un atrapasueños en la espalda.

- Advertisement -

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -

Latest article