miércoles, septiembre 22, 2021
InicioCulturaEl deseo póstumo de Umberto Eco

El deseo póstumo de Umberto Eco

Italia.- El autor, semiólogo, filósofo, comunicólogo y docente lo dejó expresado en su testamento.

Hace una semana se dio a conocer el último pedido del genio italiano Umberto Eco: no quiere que se rindan homenajes, congresos, seminarios, jornadas de estudio o encuentros intelectuales en su nombre hasta al menos 10 años después de su muerte.

Según el diario La Repubblica, esto habría sido comunicado a la Escuela Superior de Estudios Humanísticos de Bologna justamente en una reunión donde alumnos y profesores se congregaron para recordarlo e iniciar los preparativos para organizar una conferencia internacional sobre la obra del intelectual. El rector incluso había planificado anunciar “El año Umberto Eco” en honor a su memoria. Renate Ramge, ahora viuda, se habría comunicado con la directora de la universidad, Patrizia Violi, para informarle de la voluntad de su difunto esposo antes de que comenzaran a darle forma a cualquier tipo de homenaje.

Además de estipularlo en su testamento, Eco había mencionado varias veces, en un característico tono bromista, a sus alumnos, colegas, familiares y allegados que no quería que se le rindiese tributo luego de su fallecimiento. Muchos de ellos declaran que el gesto es típico de él, un pedido propio de un genio: “Me parece una elección de su estilo y acertada, una idea genial. Ha querido evitar la masa de actos en el momento e invitar a una reflexión más a largo plazo, ponderada”, declara Violi. Jorge Lozano, amigo y colega, considera que  “demuestra que es nuestro Umberto Eco”. Quienes lo conocieron mejor también consideran que es muy propio de la personalidad pícara que lo identificaba, una suerte de jugarreta colectiva; su último y mejor chiste.

A pesar de no poder rendírsele homenajes, sí se planea continuar el trabajo de Eco con la creación de un centro de estudios semióticos en Bologna, con Patrizia Violi a la cabeza de los preparativos para llevar a cabo esta obra. De esta manera se reuniría toda la obra del fallecido profesor y se seguirían las investigaciones en relación al campo comunicacional y semiótico que tanto lo apasionaba y por el que aún queda mucho por analizar, debido a los cambios mundiales constantes y vertiginosos al respecto.

Luego de la muerte del referente intelectual, el pasado 19 de febrero, se apresuró la publicación de su último libro previsto para mayo de este año, “Pape Satàn Aleppe: Crónicas de una sociedad líquida”. La obra póstuma, éxito de ventas instantáneo, hace referencia en su título al primer verso del séptimo canto del Infierno de “La Divina Comedia” por Dante Alighieri, y puede traducirse al español como “padre Satán cuidado”. Con este título hace referencia a la confusión y desconexión vivida en la actualidad, la cual analiza a través de ensayos basados en diversos materiales recopilados con el fin de reflexionar acerca de los “fenómenos de nuestra sociedad líquida en la que el hombre vive desde hace unos quince años» según comentó Eco tiempo antes de fallecer.

Umberto Eco fue un hombre de indiscutible nivel intelectual y académico que iba más allá de todo lo estudiado con anterioridad. Fue un precursor, un hombre multifacético que se dedicó a diversas disciplinas sin perder nunca la altura y elocuencia que lo caracterizaban. Tanto es así que ha sido un referente en todas las universidades dedicadas a las ciencias de la comunicación por décadas y sin duda lo seguirá siendo por muchas más, regalándonos un legado inmejorable que continuó enriqueciendo hasta sus últimos días de vida.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments