sábado, octubre 23, 2021
InicioDeportesEl despertar de Abril

El despertar de Abril

Las Vegas, Estados Unidos.- El boxeador cubano Richard Abril (19 -8KO-, 3, 1) se vinculó con el promotor Lou DiBella, dueño de DiBella Entertaiment, para volver a combatir este año. Abril se había alejado del boxeo en 2014 cuando todavía era dueño del Título Mundial del peso Ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Ricardo Rizzo, su ex manager, comentó al respecto: «Le deseo lo mejor del mundo. Lo abandonó todo estando en la cima».

El caso de Abril es uno de los tantos que tiene la historia boxística de Cuba. El púgil que huye de la isla para adentrarse en Estados Unidos y ganar terreno en las pequeñas y medianas ligas para meterse en las grandes y dejar su nombre marcado en una o más categorías. Nombres que vienen rápido a la memoria y son de tiempo reciente: Guillermo Rigondeaux, Luis Ortiz, Rances Barthelemy o Yourikis Gamboa. Abril, como todos ellos, alcanzó la gloria pero su fuego se fue apagando poco a poco y terminó desvinculado al mundo de los guantes.

En 2011 ante Miguel Acosta en Panamá, se hizo del Título Mundial interino Ligero AMB. En 2012 tuvo la cayó ante Brandon Ríos por el cinturón total de la categoría. Su derrota fue en decisión dividida, elección de los jueces repudiada por los fans y la prensa, con el agregado de que Ríos no competía por la faja por no haber dado el peso límite. En 2013 tuvo otra vez la oportunidad del cinturón total y lo logró al vencer a Sharif Bogere por fallo unánime. En 2014 defendió su cetro en Finlandia ante Edis Tatli, al que derrotó en decisión mayoritaria. Ese combate en Europa fue el último registro en su trayectoria de boxeador.

La baja de Abril se especulaba que podría haber sido por problemas con su ex manejador, el nicaraguense, Ricardo Rizzo. El cubano fue acusado de haber fingido lesiones para pasar más tiempo en su finca porcina. A pesar de esto, Rizzo dijo al respecto de su regreso: “Le deseo lo mejor del mundo a él y a su nuevo promotor, pero no les va a ser fácil el camino hacia la gloria, porque lo abandonó todo estando en la cima. El podrá decir lo que quiera, pero la culpa es solo de él”. Rizzo agregó, refiriéndose a los casos de Ortiz y Rigondeaux a los que les cuesta conseguir peleas titulares: “El caso de Richard duele, porque mira que a un cubano le cuesta pelear por un título del mundo y él lo tenía”.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments