jueves, octubre 21, 2021
InicioCulturaEl Eco que dejó de escucharse

El Eco que dejó de escucharse

La triste noticia se confirmó durante la tarde noche del día de hoy. El escritor italiano murió a los 84 años.

El gran escritor y filosofo italiano, destacado por su obra tanto literaria como semiótica, falleció dejando así un vacío dentro del estudio de la semiología, y la literatura de «entretenimiento» podría decirse, aunque su idea de entretenimiento era muy diferente a la de muchos autores contemporáneos, llevando al lector a un lugar donde hay que pensar y analizar distintas situaciones como para poder llegar a entender que es lo que en realidad está queriendo decir dentro de esas alucinantes páginas.

Entre sus obras se encuentran: A Paso de Cangrejo, El Nombre de la Rosa, El Péndulo de Foucault, En Qué Creen Los Que No Creen, Historia de la Fealdad, La Misteriosa Llama de la Reina Loana

Su eximio currículum, si bien es sorprendente, no deja de sorprender si uno se detiene a observar aunque sea desde afuera su obra… o su colección privada de libros que cuenta con más de 35000 ejemplares

Si cabe destacar que el libro que lo llevó a la fama «popular» (por llamarlo de alguna manera) fue en 1980 El nombre de la rosa, libro que sería llevado a la pantalla grande, popularizando así a su autor.

Aunque no estaría bien detenerse en este libro, cuando fue el escritor de La estructura ausente, obra semiológica, que se usa hasta el día de hoy para enseñar semiología y para enseñar a pensar más allá de lo que uno pueda leer en una simple página.

Fue miembro del Foro de Sabios de la Mesa del Consejo Ejecutivo de la Unesco y Doctor Honoris Causa nombrado por treinta y ocho universidades de todo el mundo. Como dato color, podemos decir que este autor no estaba muy de acuerdo con la evolución la tecnología, más aún en la de las redes sociales, para Eco las redes sociales son un lugar donde ahora hablan los que antes hablaban solos en un bar después de un vaso de vino, aunque en el bar no hacían daño a nadie, como lo hacen ahora con las redes. «Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas«(la stampa, junio 2015)

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments