El esquema, la alternativa a Montoya

119

Florida.- Mientras que en conferencia Gallardo reconoció que “no hay plan B o C” si no llega Montoya, la respuesta pareció estar en el nuevo dibujo táctico que utilizó en la victoria frente a Millonarios.

Si el único cambio que presenta un equipo es la salida de D’Alessandro y el ingreso de Arturo Mina, de un semestre al otro, las esperanzas de un buen juego son bajas. Sin embargo, Gallardo entiende que el fútbol no puede contarse por sus individualidades sino en la respuesta que puede dar el conjunto.

Por eso, para su debut en la Florida Cup frente al equipo colombiano, el Muñeco apostó a equilibrar la defensa con tres centrales -Maidana, Martínez Quarta, Mina– y dos laterales-volantes como Moreira y Olivera. ¿Línea de 3 o de 5? En cualquier planilla del plantel, los dos últimos figurarían en la nómina de defensores, aunque su vocación ofensiva a veces demuestra lo contrario.

El primer ensayo dejó buenas sensaciones. Si bien en los primeros minutos del partido, ya en ventaja por el gol de Alario, los dirigidos por Russo generaron complicaciones, la solvencia del ratificado Batalla hizo pasar el temblor y el incipiente esquema defensivo no trajo mayores complicaciones.

Como ocurre en este tipo de amistosos internacionales, la segunda parte trajo 8 cambios, dejando en cancha sólo a Maidana y los juveniles Martínez Quarta y Olivera. De los ingresantes, fue positiva la participación de Mayada, los arranques de Andrade, que no terminó resolviendo bien, y los intentos de Denis Rodríguez, con el arco siempre en la mira.

El futuro dirá si esta prueba fue tan sólo eso, en busca de nuevas alternativas a la clásica línea de cuatro defensores, o si es un esquema que llegó para quedarse, de no poder conseguir los servicios de Montoya. El arribo del volante de Central le aseguraría un lugar en la zona de volantes y el retorno de Moreira a la última línea.

Conocedor de las dificutades que River debe afrontar en cada mercado de pases, el Muñeco metió mano a su caja de herramientas, mientras transcurre la novela del verano. Y como él mismo dijo, para soñar nuevamente con la Copa, no queda otra: “hay que seguir laburando“.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *