El hijo de Saúl

130

El cine vuelve a traer a la memoria el horror del Holocausto, pasando por la Lista de Schindler y El pianista, ahora llega El hijo de Saúl.

Durante la mayor parte de la película, la cámara está fija en el protagonista, si bien la película ganó el segundo premio en Cannes, fue muy criticada y despertó una intensa polémica entre los críticos sobre las implicancias morales de las elecciones estéticas de Nemes.

[pullquote]Es el seguimiento de Saúl Auslander, un integrante húngaro del Sonderkommando -los judíos obligados a enterrar los restos humanos de las cámaras de gas-, mientras trata de rescatar el cadáver de un joven del destino de los hornos.[/pullquote]

En una nota el director de esta ópera prima, que compite en los Premios Oscar, como mejor película extranjera, dijo que sentía la necesidad de hacer una película donde no estuviera todo tan explicado, donde el lenguaje hubiera que estudiarlo de alguna manera, quiere ir contra el didacticismo reduccionista de la televisión, que le parece generalizado.

Hace hincapié en que hoy en día hay una tendencia a asegurarse de que el público entienda todo, todo el tiempo. Lo cual implica que no dejan nada librado al azar, a libre entendimiento del público, a que piensen más allá de lo que el film les mostró. Y quizás esta nueva forma de hacer cine resulte interesante, ya que no hay banda de sonido, la cámara está fija, con tomas  prolongadas, y un sonido ambiente que hace que el espectador se sitúe en el lugar de la escena.

Para ver películas más sensibles sobre este tema, o que muestren desde otro lugar la crudeza, con algún héroe, se puede recurrir a viejas películas como El Pianista(2002), La lista de Schindler,(1993) en ambas se ve lo que pasa en general durante el holocausto, la persecusión,  y el asesinato de la mayoría de los judíos, así como en las dos se ve un héroe, si bien en una(el pianista) este se salva así mismo, y recupera su vida, en la otra (la lista de Schindler) se ve como un héroe que vende practicamente su alma para salvar la mayor cantidad de personas posibles, comprándolos a los alemanes.

Si se quiere ver algo diferente, el drama desde otro punto de vista, El hijo de Saul, es la película a ver… donde el sufrimiento tiene nombre y apellido.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.